En otra medida que da marcha atrás con decisiones del macrismo, el gobierno de Alberto Fernández estableció que el Aeroparque Jorge Newbery vuelva a ser utilizado por los vuelos regionales a partir del 11 de mayo de este año.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) tomó esta medida con el fin de fomentar el turismo receptivo. De esta forma, los vuelos que provengan de o vayan a Brasil, Chile, Bolivia y Paraguay podrán aterrizar en la aeroestación porteña en lugar de hacerlo en Ezeiza.

El ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, sostuvo que la iniciativa «es una gran noticia para el turismo, que es el cuarto generador de divisas y es una gran industria que puede ayudar a poner a la Argentina de pie porque mejora el trato al turista» y remarcó que «desde todo punto de vista es una medida beneficiosa para nuestro ministerio como también para el resto de los argentinos». Con estos cambios se espera que se incremente la venta de pasajes y los ingresos del Estado. Los turistas que lleguen del extranjero no tendrán que cambiar de aeropuerto para conectar con los distintos destinos turísticos de la Argentina.

Por su parte, el titular de la cartera de Transporte, Mario Meoni, señaló que la resolución apunta a que la Argentina sea «un país más federal, absolutamente integrado y en el que todos los argentinos puedan desarrollarse» y precisó que los costos serán asumidos por las propias empresas y no por el Estado Nacional.

«Las empresas fueron consultadas y todas ven con muy buenos ojos la posibilidad de operar desde Aeroparque. Ha sido una pérdida importante de pasajeros en muchos casos. No es que fue suplido ese traslado por más pasajeros sino que, por el contrario, se perdió una importante cantidad de pasajeros. Estimamos que alrededor de 500.000 pasajeros al año van a ser beneficiados por esta medida», añadió el funcionario.

Respecto de la aerolínea de bandera, Meoni explicó que Aerolíneas Argentinas se verá beneficiada porque se «alimentarán de mejor manera con mayor cantidad de pasajeros para sus vuelos de cabotaje. Eso es lo que sucedió en buena parte del tiempo en que estuvo habilitado Aeroparque como Aeropuerto Internacional. Y pretendemos que el turismo receptivo haga mejorar la competitividad de Aerolíneas.

Además, Meoni habló respecto del futuro del aeropuerto de El Palomar, objeto de problemas judiciales, y la posibilidad que las empresas de características Low Cost trasladen sus operaciones desde ese lugar hacia Jorge Newbery. En ese sentido, el ministro señaló que «lo que estamos haciendo desde el Ministerio es ofrecerle a la Justicia todos los informes necesarios respecto de cuestiones de contaminación tanto ambiental como de ruidos y también de logística sobre ese Aeropuerto. En función de eso se determinará si debe seguir funcionando o no» y aclaró que en las futuras negociaciones participarán las empresas, los intendentes y los vecinos.

Igualmente destacó la postura del presidente Alberto Fernández de respetar la operatoria de las Low Cost, porque ya hay empresas «volando con autorizaciones y revertir eso tiene un impacto económico y consecuencias jurídicas que deben ser analizadas». «Creo además en la competitividad en ese sentido. Por lo tanto, sí vamos a exigir a las Low Cost un funcionamiento igualitario con el resto de las compañías aéreas en lo que tiene que ver con normas de seguridad y controles y también el cumplimiento de otras rutas que tienen autorizadas, porque pretendemos que no solamente tengan cobertura hacia las ciudades que son altamente rentables sino que también que cubran otras localidades con las que tal vez haya que mejorar la conectividad. Hoy hay solamente una Low Cost volando y nosotros pretendemos que haya alguna más», finalizó el funcionario.