El seleccionado masculino de vóley logró un triunfo histórico y está en semifinales. En vela se lograron tres diplomas olímpicos y uno en kayak. La mala noticia fue la eliminación en básquet. En esta nota repasamos la actuación de las y los argentinos en la undécima jornada de competencia en los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Básquet

Por los cuartos de final, el seleccionado argentino tuvo el peor partido a nivel grupal en años y perdió por paliza frente a Australia por 97-59.

Una actuación pobre del equipo dirigido por Sergio «Oveja» Hernández, que fue incapaz de reponerse cuando Australia se puso al frente y falló mucho en los tiros de campo con 23 aciertos sobre 68 intentos (15/38 en dos puntos y 8/30 en tres).

Nicolás Laprovittola, con 16 puntos, fue el goleador del equipo en 26 minutos de juego.

Este encuentro marcó la despedida de Luis Scola, una gloria del básquet nacional y protagonista de la «Generación Dorada», una leyenda para el deporte que se retiró ovacionado de pie por sus rivales. Respeto y admiración.

Ecuestre

En el primer día de competencia para los jinetes argentinos, José María Larocca fue el de mejor desempeño y se colocó en el puesto 44°. En tanto, Martín Dopazo lo hizo en el 52° y Fabián Sejanes en el 57°.

Kayak

Agustín Vernice finalizó en la octava posición en la final de 1.000 metros en la categoría K1, donde registró un tiempo de 3:28:503 y logró el diploma olímpico.

El palista oriundo de Olavarría, en su primer Juego Olímpico, quedó a ocho segundos del húngaro Balint Kopasz, quien se coronó campeón con nuevo récord (3:20:643). Vernice llegó a la final tras conseguir la cuarta ubicación en la semifinal con un tiempo de 3:24:734, el quinto mejor registro.

«Veníamos en busca de un poco más, el sueño era pelear una medalla», reconoció el bonaerense a TyC Sports una vez finalizada la carrera. En la misma entrevista, reconoció que se equivocó en la manera «agresiva» con la que inició la competencia, aunque subrayó que fue «un gran logro» llegar a la final.

De esta manera, Vernice vuelve a poner a la disciplina en una final tras 21 años de ausencia, cuando Javier Correa consiguió un diploma olímpico en Sydney 2000 al llegar en quinto lugar.

Vela

En la clase 49er Fx, Victoria Travascio y María Sol Branz salieron primeras en la Medal Race, pero no pudieron subirse al podio y finalizaron en la quinta posición de la clasificación general, a solo dos unidades de la medalla de bronce. Diploma olímpico para las chicas argentinas, que realizaron una enorme tarea a lo largo de las 13 regatas disputadas.

Santiago Lange y Cecilia Carranza terminaron en el séptimo puesto en la clase Nacra 17. Los abanderados de nuestro país ganaron la Medal Race, pero ya no contaban con posibilidades de subirse al podio.

Por su parte, Santiago Olezza finalizó octavo en la última regata y sexto en la clasificación final de la clase Finn, puesto que significa un diploma olímpico para el oriundo de San Isidro.

Tras 10 regatas en clase 470, María Tavella y Lourdes Harktkopf se ubican en el puesto 20.

Vóley

«Me gustaría dejar afuera a Italia». La declaración fue de Facundo Conte con boleto en mano a cuartos de final tras derrotar a Estados Unidos.

La cuestión es que el seleccionado masculino de vóley jugó un partido heroico, derrotó a Italia por 3-2 (parciales de 21-25, 25-23, 25-22, 14-25 y 15-12) y se metió en las semifinales de los Juegos Olímpicos.

No fue una victoria más. El team italiano es una de las potencias del mundo y que fue a Japón en busca de subir a lo más alto del podio. Este triunfo se configura como uno de los más importantes en la historia de la disciplina.

Conte fue el máximo anotador del encuentro con 19 puntos, seguido por Ezequiel Palacios (lesionado) con 18 conquistas.

«Son los partidos que siempre quisimos ganar», reflexionó Luciano De Cecco una vez finalizado el partido. Quizás, la palabra del capitán hace referencia a esa derrota increíble frente a Brasil, que tocó el orgullo del plantel y se mostró más fuerte que nunca en los partidos clave.