En la Competencia Estados Alterados del 35° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Javier Favot ofrece sus retratos de una memoria tormentosa y el bosque cordobés con «Deja que las luces se alejen».

En su debut como director luego de trabajar en «Juana a los 12» y «Parabellum», el cordobés comparte su admiración por los paisajes de la provincia, la flora y fauna y los fantasmas de una historia personal que lo persigue y consume, como un fuego trepidante en las sierras.

Sin más compañía que un gato y la soledad, el propio Favot pone el cuerpo y las palabras para que lo acompañemos en un recorrido cansino y meditabundo, que por momentos nos invita más a contemplar el verde del paisaje que el negro vacío que avanza. Además, el rojo intenso de las llamas y el trabajo de los bomberos completan una travesía que se vuelve física y espiritual, que no en todos los casos van de la mano.