Un Jefe de Estado y el avión presidencial que lo transporta gozan de total inviolabilidad e inmunidad, por lo tanto, es ilegal la negativa de utilizar el espacio aéreo de un país. Por ello, lo ocurrido días atrás va contra todo acuerdo internacional. Pero el caso toma aún más relevancia si no se trata únicamente de una nación, sino de cuatro y, además, bajo sospechas infundadas.

Foto: AFP

Foto: AFP

Por este motivo, sencillamente, lo ocurrido al mandatario del Estado Plurinacional de Bolivia, Juan Evo Morales Ayma, se convirtió en un escándalo de alcance global.

Antes de detallar lo acontecido durante estos días, es necesario dejar muy en claro que el procedimiento de España, Francia, Italia y Portugal no deja lugar a ninguna discusión posible. El avión presidencial, un Dassault Falcon 900, luego de la participación de Evo Morales en representación de Bolivia como segundo exportador de gas de Sudamérica en el “Foro de Países Exportadores de Gas” realizado en Rusia, debía aterrizar en Europa debido a la autonomía del transporte, que no permite más de 7.400 kilómetros de vuelo, suficientes para cruzar el Océano Atlántico y regresar al aeropuerto situado en La Paz.

El Presidente boliviano y la comitiva que lo acompañaba ya se encuentran en su tierra, luego de haber desviado su vuelo hacia Viena (Austria), posterior a que los cuatro países antes mencionados negarán su espacio aéreo.

Foto: Reuters

Canciller David Choquehuanca. Foto: Reuters

El origen de estos sucesos se remonta a la (finalmente poco afortunada) expresión de Morales de escuchar a Edward Snowden si este solicitaba asilo político en Bolivia. Recordemos que Snowden es un exagente de la Central de Inteligencia Americana (CIA) que infiltró información gubernamental y que, por cierto, no posee ningún pedido internacional de captura. Por lo tanto, en el supuesto caso que se lo quisiera transportar y/o alojar, el gobierno boliviano estaba en todo su derecho de hacerlo, más allá de debates de criterios, posturas e ideologías. De todas maneras, esto fue negado rotundamente por el propio gobierno, que también recibió con sorpresa una misiva enviada por Estados Unidos en la que sugieren colaborar si Snowden estuviera “circulando por territorio boliviano”, a lo que el canciller David Choquehuanca comentó: “Yo creo que está fallando la inteligencia norteamericana. De verdad que nosotros no entendemos nada. Todavía estamos analizando el documento para dar una respuesta”.

Esta carta, ya devuelta por considerarse “ilegal e infundada” es contraria al silencio por parte del gobierno estadounidense al respecto del asunto, ante la acusación general de haber “recomendado” a los países europeos implicados en no permitir la utilización de sus espacios aéreos. Asimismo, vale recordar que sí se manifestaron públicamente y enviaron un mensaje al presidente ruso Vladimir Putin donde solicitaban no proteger a Edward Snowden apenas se confirmó que este se encontraba en Moscú.

Foto: AP

Foto: AP

Por otra parte, los mandatarios latinoamericanos se hicieron eco de las repercusiones y aportaron su granito de arena en convertir el altercado en un conflicto regional. Hasta el mismo vicepresidente boliviano expresó que Morales “ha sido secuestrado por el imperialismo y se encuentra retenido en Europa”. El resultado es la convocatoria a una reunión de los integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en carácter de urgencia para analizar los pasos a seguir.

Las palabras de Evo Morales al llegar a La Paz

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.