En dos de los partidos más intensos y mejor jugados de la Copa Mundial de Fútbol Femenino de la FIFA, Holanda y Estados Unidos derrotaron a Suecia e Inglaterra, respectivamente, y disputarán la final el domingo 7 de julio a las 12 horas.

Holanda – Suecia

Holanda clasificó a la final este miércoles tras derrotar por 1-0 a Suecia en el tiempo suplementario. Fue un partido en el que Holanda manejó un poco más la pelota (56%). El primer tiempo fue muy tenso y cerrado. El segundo fue un constante ida y vuelta en que los palos y las arqueras Sari Van Veenendaal y Hedvig Lindahl fueron figuras. La guardameta sueca sacó con un manotazo un cabezazo de Vivianne Miedena, mientras que Van Veenendaal tuvo tres atajadas impresionantes, incluido un remate de Nilla Fischer en el área que desvió con una mano al palo.

En el primer tiempo extra en una semifinal de Mundial femenino, se notó más cansadas a las suecas, que no tuvieron el ímpetu que habían tenido en el resto del encuentro. El gol holandés llegó a los 99 minutos y lo convirtió Jackie Groenen con un remate bajo al que no llegó Lindahl. Es el primer gol que Holanda marcó desde afuera del área en lo que va del torneo.

Con esta victoria, Holanda llega a su primera final en su segunda Copa del Mundo. Es el octavo equipo en llegar a esta instancia en la competencia. Esto resuena más si se considera que hasta hace diez años no habían disputado ningún torneo de selecciones mayores y que hace cuatro, en Canadá, se fueron en octavos de final tras ser derrotadas por Japón. Suecia jugará por tercera vez por el bronce (ya lo consiguió en 1991 y 2011).

Estados Unidos – Inglaterra

Estados Unidos e Inglaterra dieron un espectáculo digno de haber sido lo más visto en Reino Unido en el 2019 (11,7 millones de personas, superando el rating que hizo la final de UEFA Champions League en Gran Bretaña, incluso si tenemos en cuenta las plataformas digitales). Además, tuvo un público de 53.512 personas en el Estadio de Lyon.

Pese a no contar con una de sus mejores jugadoras, Megan Rapinoe, por una lesión en los isquiotibiales, específicamente una contractura en el tendón de la corva, Estados Unidos supo ser protagonista y empezar ganando con un cabezazo de quien reemplazó a Rapinoe: Christen Press. Sin embargo, Inglaterra no se quedó y Ellen White hizo rápido el empate y se convirtió en la máxima goleadora del torneo con seis goles.

Quien apareció en el día de su cumpleaños para darle la victoria a Estados Unidos fue Alex Morgan (igualada con Ellen White como mayor anotadora), con un cabezazo que superó a la arquera británica. Las Leonas estuvieron cerca del 2-2 varias veces. Ellen White había marcado su doblete, pero el VAR se lo terminó por anular. A los 83 minutos, Inglaterra malogró su tercer penal en el Mundial. Esta vez no fue Nikita Parris sino Stephanie Houghton, a quien Alysa Naeher se lo atajó. Así, Inglaterra buscará repetir el tercer puesto que consiguó en Canadá 2015.

La selección de fútbol femenino de Estados Unidos sigue haciendo historia. Son el primer equipo en llegar a once victorias consecutivas en Mundiales y a 16 partidos invictos. Participará de su quinta final, tercera consecutiva. Esto lo logra en el medio de una lucha por igualdad de pago. El 8 de marzo, 28 jugadoras de este equipo iniciaron una demanda en la que aseguran que la asociación estadounidense les niega una igual paga, entrenamiento, condiciones de viaje y que, además, le da menos promoción a sus partidos, violando el Acta de Igualdad de Pago y Título VII del Acta de Derechos Civiles de 1964. Este tipo de discriminación hacia las mujeres se denota más sabiendo que lo más lejos que llegó en un Mundial la selección de fútbol masculino de Estados Unidos fue cuartos de final, comparado con los tres títulos que tiene la femenina. Cuando termine la Copa del Mundo tendrán una mediación con US Soccer para ver cómo sigue la situación.

Es la segunda vez que se enfrentan en una final un país de CONCACAF y uno de UEFA desde que Estados Unidos derrotó 2-1 a Noruega en el Mundial de 1991. La revolución de las mujeres también ocurre en los cuerpos técnicos. Es la segunda vez que hay dos directoras técnicas en una final mundial. La primera fue en 2003 cuando Alemania, dirigida por Tina Theune-Meyer, derrotó por 2-1 a la Suecia de Marika Domanski-Lyfors.

En esta final las entrenadoras serán, por el lado de Estados Unidos Jill Ellis y por Holanda, Sarina Wiegman. Ellis es inglesa y está en esta selección desde 2014. A pesar de haber salido campeona mundial en 2015, sigue siendo criticada en el país, mientras que Wiegman nació en Holanda y tuvo una breve carrera de futbolista que la llevó a Estados Unidos. Llegó a su selección seis meses antes de la Eurocopa que luego ganaría y que le significó el premio a mejor directora técnica de fútbol femenino que entregó FIFA en el 2017.

La final entre Estados Unidos y Holanda se jugará el domingo 7 de julio a las 12 horas en el Estadio de Lyon. El partido por el tercer puesto entre Inglaterra y Suecia se disputará el sábado a las 12 en el Estadio de Niza.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.