En los alrededores de la Casa Rosada se está muriendo gente, todo un símbolo del desamparo del Estado, mientras resuena en el recuerdo una campaña que se atrevía a prometer “pobreza cero”. Estas noches, las más frías del año, ya dejaron a su paso la muerte de cinco personas en situación de calle.

Sergio Zacaríaz, un hombre de 52 años en situación de calle, murió el lunes por hipotermia en Perú al 400, en el barrio de Monserrat. Las reacciones inmediatas del Gobierno de la Ciudad, lejos de hacerse cargo, fueron de defensa e incluso ataque hacia la víctima. Mariano Goyenechea, responsable de Atención Inmediata, lo responsabilizó al sostener que murió porque “nunca aceptó nuestra ayuda”, en Crónica Anunciada, además dejó varias declaraciones que nos ayudan a pintar el panorama del pensamiento de nuestros funcionarios como “la gente que duerme en la calle no quiere ir a los paradores porque no quiere adaptarse a las normas de convivencia” o “no encuentro justificación para que la gente en situación de calle vaya a dormir a la cancha de River y no a los paradores”, pasando por “un tercio de la gente que duerme en la calle son de la Ciudad. El resto son del Interior o del Conurbano bonaerense” y hasta “no pudimos hacer nada para evitar la muerte de Zacarías”.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat dijo que Zacaríaz “no quería ninguna conversación con los equipos sociales, y eso plantea un desafío enorme”, y agregó que trabaja “las 24 horas con la problemática”.

Red Solidaria denunció cuatro muertes más por hipotermia en todo el país y cada caso fue reportado por medios locales. En el baño de una estación de servicio de Venado Tuerto, una esquina en Mar del Plata, el patio de un hospital en la localidad bonaerense de San Nicolás y dentro de una camioneta en Jujuy. Mientras tanto, a nivel país el presidente de la Nación, Mauricio Macri, tuitea: “Felicitaciones a Brasil, pero gran partido de la Argentina. Orgullosos de nuestros jugadores. Muchachos, hoy no ligamos nada”.

La muerte de Zacaríaz la dio a conocer el periodista Horacio Cecchi en Página 12. En su crónica, el periodista expresó que “por primera vez en vaya a saber cuántos años Zacariaz tuvo techo provisto por el Estado: una carpa policial para cubrir su cadáver de la mirada de la sociedad. No vaya a ser que Zacaríaz moleste incluso después de muerto”. El impacto de la imagen y la destacada retórica nos recordaron que existe la población en situación de calle, que son personas y que cada vez son más.

Según la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad, hay 1.146 personas en situación de calle, lo cual representa un 5% más que el año pasado. Y el Censo Popular de Personas en Situación de Calle, elaborado por la Presidencia de la Auditoría General de la Ciudad, el Ministerio Público de la Defensa porteño y organizaciones sociales, adelantaron que presentarán en los próximos días los resultados de un relevamiento propio que le saca ventaja a las cifras de la Ciudad.

Una iniciativa de Red Solidaria y el Club Atlético River Plate dio refugio y asistencia en el Estadio Monumental en la campaña “Frío cero”. Juan Carr en Radio con Vos y distintos medios difundió la acción solidaria y afirmó que “hay poco más de 1.100 oficialmente. En 2001 había 12 mil, el mejor momento fue de 800 hace siete años, y ahora está creciendo”. Mientras, el vicejefe de Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se pronunció en Futurock: “No es sencillo estar en todas las esquinas para atender a la gente en situación de calle. Mucha gente prefiere dormir en la calle antes que ir al parador”.

La otra cara de la guerra en los medios son las acciones concretas, y lo más concreto es caminar por la calle y ver la cantidad enorme de gente que intenta sobrevivir a las noches de invierno. El debate que se está dando tira las responsabilidades de un lado para el otro y siempre se habla del refugio de estas personas. Sin embargo, no se mencionó aún ningún tipo de plan para que la gente deje de estar en esa situación. Parece una discusión sobre dónde metemos a los pobres y no sobre cómo se les saca de la pobreza. Por más duro que suene.

Finalmente, vale mencionar que el miércoles hubo 3.000 llamados a la línea de asistencia social 108, el triple de los mil habituales. Y hace una diferencia sustancial realizar el llamado por alguien que está pasando frío en la calle. De nuestro aporte puede depender la vida de una persona. En la Ciudad, la línea de asistencia inmediata es 108.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.