Desde 2011, los cielos en Siria se convirtieron en drama, no hay lluvias sobre Damasco en pleno verano, pero el peor de los miedos es ver caer desde las alturas los misiles, ese sonido crítico que se siente al acercarse a su objetivo. Con esta terrible realidad, la población civil debe convivir día a día en una inestable situación que compromete nuevamente la paz en la región de Medio Oriente.

En el inicio del lunes para nosotros y en la noche siria, el mes comenzó con varios ataques por parte del ejército de Israel. El 1° de julio tuvo la triste noticia de que un ataque aéreo israelí cayó sobre suelo sirio y provocó muchas bajas en una localidad cercana a Damasco.

Estos misiles iban dirigidos a objetivos iraníes y de Hezbollah, la milicia iraní en el Líbano que tiene presencia en Siria comenzada la guerra en 2011. Los ataques impactaron sobre posiciones civiles en su mayoría y destruyeron posiciones iraníes y de Hezbollah cercanas a la frontera libanesa. Durante el ataque resultaron muertas 15 personas, entre ellas se encontraban 6 civiles y 3 de ellos eran niños. Dentro de las víctimas se pudo reconocer a algunos combatientes iraníes de la Guardia Revolucionaria y otros tantos que aún no se confirman sus procedencias.

Los misiles cayeron dentro de Damasco y se sintieron los aviones caza que sobrevolaron el espacio aéreo libanés y sirio, así como también salieron misiles desde un buque bombardero israelí en las costas de Israel.

Por su parte, el ejercito sirio adquirió un sistema avanzado de defensa anti aérea por parte de Rusia, los S-300 que se activaron, evitaron y desviaron misiles que entraban en territorio sirio. Según se informó desde el ejército sirio, uno de esos misiles se desvió e hizo impacto en el norte de la isla de Chipre, sin dejar víctimas ni heridos.

La Agencia SANA confirmó que el blanco de los ataques fue la ciudad de Sahnaya al sur de Damasco. El bombardeo tenia como objetivos un laboratorio proiraní de su guardia, así como también posiciones de Hezbollah en la frontera siria junto al Líbano. Muchas de las bajas son de la guardia revolucionaria iraní y otros pocos combatientes de Hezbollah.

No es la primera vez que el ejército israelí ataca posiciones en Siria y, según informes del ejército sirio, ya se registraron varias incursiones de las fuerzas israelíes en suelo sirio, así como ataques aéreos en distintas posiciones como en la frontera Siria-Israel y Siria-Líbano. Estos ataques son cotidianos para el pueblo sirio y se fueron incrementando desde el comienzo de la guerra en 2011.

El objetivo de todos estos ataques es intimidar a Bashar Al Assad, presidente actual de Siria, que luego de sobrevivir la feroz guerra civil y con ayuda de Rusia e Irán, pudo mantener su cargo. Es sabido que Siria tiene recursos gasíferos de las mayores reservas del mundo y que esto es una ambición para aquellos países que quieren ingresar en su territorio.

La guerra bajó su intensidad pero, luego de un tiempo de leve calma, está retomando un ritmo preocupante y con algunos actores que esta vez parecen ir con todo ante el gobierno sirio. Turquía, Estados Unidos, Israel, Irán y Rusia ya están dentro, habrá que ver cómo se desenlaza una vez más llegado el verano a Medio Oriente, el clima que agudiza la confrontación en Siria.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.