Las apariencias engañan y, si se trata de hacerlo a gran escala, nada mejor que Tiny Thief.

Esta aventura gráfica para dispositivos móviles, con la apariencia de un simple juego para chicos, esconde un gran entretenimiento para descifrar enigmas y resolver situaciones encadenadas al más fiel estilo Indiana Jones o Tintín.

unnamedTiny Thief es un ladrón, es cierto, pero parte del engaño general de este videojuego es convencernos que la actividad que realiza el personaje es simpática y hace justicia al tomar delante de las narices de los soldados o corsarios, diversos alimentos para compartir con los oprimidos, a lo Robin Hood.

Los gráficos crean, a través de su sencillez, la ilusión óptica de hacernos creer que somos más pragmáticos de lo que pensamos y que este juego es solamente para infantes. Nada más lejano de la realidad. A medida que avanzamos en la historia, las misiones se complican y, por ejemplo, para tomar una comida tendremos que engañar a un guardia pero para hacerlo debemos antes agarrar otro elemento, y así sucesivamente.

unnamed (1)Otro aspecto simpático del juego es que no hay muertes, sangre ni violencia, sino que perdemos, simplemente, si nos descubren robando los alimentos que hay que tomar en cada nivel, ya sea en el pueblo, el castillo o el barco pirata, entre otros.

Los encargados de Tiny Thief son nada más ni nada menos que Rovio (¿te suena Angry Birds?) y 5Ants, quienes aseguran que vas a vivir una “gran epopeya” al “resolver alucinantes acertijos, interactuar con alocados cachivaches y enfrentarte a situaciones sorprendentes”. Un poco exagerado, ¿no? Es porque están seguros que este juego gana por robo.

 

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.