libro
Tal vez sea la Biblia de los viajeros, de aquellos que recorren el mundo para contarlo. Pocos placeres son comparables con viajar, conocer lugares, palparlos, experimentarlos y disfrutarlos. Física o mentalmente, en palabras o en imágenes, en relatos o en cuentos, en canciones o poesías, todo se trata de un viaje. Esos retratos ocultos en nuestra memoria que no han pasado por la retina, pero que son representaciones propias de las palabras, del viaje de lectura que jamás se olvida.
El joven Ernesto Guevara narra en sus “Diarios de motocicleta” el espíritu aventurero del viajero curioso, intrigado en conocer más allá de lo que sus ojos ven y de lo que su imaginación le permite. El Che traslada al lector a esas tierras que visitó junto a su amigo Alberto allá por los años ‘50 y, aunque pasaron más de 60 años, los escritos brindan una percepción contemporánea de las aventuras que llevaron a cabo.

Foto: EFE
Foto: EFE
Guevara brinda en sus observaciones tan sinceras anotaciones que mimetiza al lector en sus vivencias. Sus escritos fueron realizados cuando el Che aún no era la personalidad que conocemos hoy, pero ya desde aquel momento señalaba las injusticias sociales que afectaban a las acalladas voces de América Latina.
La lectura recorre distintas ciudades latinoamericanas y las hace inolvidables. El trayecto puede ser el mismo o distinto. De norte a sur o viceversa. Hacia distintas ciudades o como cada viajero anhele diagramarlo, pero el objetivo será recorrer el continente entero.
El Che tenía una forma particular de escribir, contagiosa al momento de comenzar a redactar un diario de viaje. La mezcla entre el detalle y la simpleza le dan su distinción. Poder leer las transcripciones de un personaje como el de Ernesto Guevara permite conocer a esa persona desde sus raíces, personifica a ese revolucionario de historias conocidas y lo hace más humano, más argentino.
diariosEsta “Biblia” puede motivar a más de un viajero a emprender su propia aventura que lo encontrará en un mundo distinto, con nuevas tecnologías, con más o menos injusticias, diferente, renovado o envejecido, pero con los mismos significados. Simbolizaciones del dominio cultural, implantado desde arriba hacia abajo para adoctrinar a una Latinoamérica que poco tiene que ver con las culturas estadounidense y europeas.
 

Un comentario de “Estímulo viajero

  1. GABRIEL dice:

    perdon, estoy en desacuerdo contigo en el ultimo parráfo, Latinoamérica y principalmente Argentina tiene mucho q ver con la cultura europea, mas q nada con las culturas italiana y españolas…. desde las comidas, la musica, la arquitectura.. todos los argentinos tenemos una parte de nuestro ADN europeo..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.