La plataforma de streaming Qubit.TV suma todas las semanas nuevas opciones para disfrutar contenidos audiovisuales desde la comodidad del hogar o el dispositivo móvil.

¿Por qué no? (1981)

Tras su exilio en Estados Unidos y ya cerca del fin del período Edo, un hombre regresa a Japón en busca de su esposa. Sin embargo, pronto se verá inevitablemente arrastrado por la corriente revolucionaria del momento. 
Presentado en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes, «¿Por qué no?» es un incisivo drama de época orquestado con la habitual maestría de Imamura («Lluvia negra»). Narrado desde la perspectiva de un campesino que pasó varios años en Occidente luego de un naufragio, el film examina los efectos de los movimientos políticos y sociales de la época y, particularmente, su culminación en la marcha al Palacio Imperial de Tokio y su consecuente e infame masacre. Focalizada no en los líderes políticos sino en los ciudadanos de las clases bajas (estrato social predilecto del director), la película exhibe un fascinante retrato antropológico de los márgenes de la sociedad japonesa, sus aspiraciones y duelos diarios.

Rebeca, una mujer inolvidable (1940)

Tras casarse con un viudo de la aristocracia, una joven y tímida mujer descubre que la presencia espectral de la difunta Rebeca acecha no solo la gótica mansión de Manderley sino también la conciencia de su marido.

La primera película americana de Alfred Hitchcock es usualmente categorizada como una obra maestra, y no es para menos. Basado en la novela homónima de Daphne du Maurier, el primer film del cineasta inglés bajo el ala de David O. Selznick (productor de «King Kong» y «Lo que el viento se llevó», entre otras) es un poderoso drama psicológico que, sumido en una asfixiante y onírica atmósfera gótica, lleva adelante su relato elegíaco con una sofisticación y sutileza extraordinarias. Brillantemente fotografiada por George Barnes, la película encuentra un perfecto equilibrio entre sus disímiles personajes (el vulnerable y temperamental Max de Winter, su inocente y temerosa segunda esposa y la inquietante Mrs. Danvers, por citar a algunos) gracias a su inmejorable reparto, encabezado por Laurence Olivier y Joan Fontaine, nada menos. Nominada a once Premios Oscars (incluido el de mejor director), «Rebeca, una mujer inolvidable» acabaría ganando tan solo uno de ellos: a la mejor película de 1940.