Bayern Munich y París Saint-Germain son los finalistas de la edición 2019/2020 de la UEFA Champions League, el trofeo más deseado del Viejo Continente. Los dos equipos aplastaron a sus rivales en sus respectivos partidos de semifinales y llegan de la mejor manera a la finalísima del domingo en Lisboa.

El equipo francés no tuvo piedad con Red Bull Leipzig y dio la sensación que el 3-0 final quedó corto. Al igual que en el encuentro pasado frente a Atalanta, Neymar fue la figura del conjunto parisino. El brasilero manejó los tiempos del equipo a su antojo y fue una pesadilla para la defensa alemana, que poco pudo hacer ante los ataques de su rival.

Ángel Di María también fue figura en el ganador. El rosarino hizo un gol y dio las asistencias de los dos restantes, obras de Juan Bernat y Marquinhos. Gran partido del ex Rosario Central, quien parece querer dejar atrás una serie desafortunada en partidos decisivos, donde se incluyen lesiones y malas actuaciones. Leandro Paredes también participó de la victoria del PSG (fue titular, reemplazado en el segundo tiempo) y Mauro Icardi estuvo en el banco de suplentes.

En el otro juego de semifinales, Bayern Munich ratificó su título de equipazo por su capacidad goleadora, por «borrar» de la cancha al rival, por sus individualidades y por acomodarse ante la adversidad. Este último punto resulta raro, si el resultado terminó con goleada 3 a 0. Durante los primeros 20 minutos, Olympique Lyonnais le dio una paliza táctica a los alemanes y no pudo quebrar el cero en el marcador por impericia en la definición de sus delanteros.

Serge Gnabry fue el hombre que destrabó el partido en favor de su equipo; primero con un golazo mediante un magnífico remate que se clavó en el ángulo del arquero rival, cuando Bayern no había hecho nada para anotar un gol. A partir de ahí, todo fue a gusto del conjunto que días atrás humilló a Barcelona. Apareció el juego colectivo y, de a poco, barrió a Lyon, que nada pudo hacer. El propio Gnabry aumentó el marcador y Robert Lewandowski puso cifras definitivas al partido.

De esta manera, PSG jugará por primera vez en su historia una final de Champions League. Del otro lado estará Bayern Munich, que querrá alcanzar su sexta «orejona» y ser el mejor equipo de Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.