Por primera vez en la historia, Los Pumas derrotaron a domicilio a Nueva Zelanda. Fue por 25-18 en la ciudad de Christchurch por la tercera fecha del The Rugby Championship. Emiliano Boffelli (con 20 puntos) fue el goleador argentino.

Los primeros 40 minutos en Christchurch fueron parejos, donde el local fue más efectivo en ofensiva y logró apoyar dos tries. Primero, el hooker Samisoni Taukei’aho coronó un maul demoledor y Caleb Clarke fue imparable por la banda izquierda del ataque «kiwi».

Los puntos argentinos vinieron por las patadas del rosarino Emiliano Boffelli, que mostró un 100% de efectividad en sus envíos a la «H» con cuatro penales conquistados.

A pesar de recibir dos tries, uno de los méritos del equipo nacional fue no salirse de partido:  sobreponerse a distintos desajustes en el funcionamiento del equipo (poca calidad de recepción en el line), no caer en la desesperación o en indisciplinas.

A base de tackles y de la fortaleza en el contacto, Los Pumas supieron sobrellevar esos momentos en donde el rival impuso condiciones. En un encuentro trabado y disputado, esa fue la clave de los dirigidos por Michael Cheyka para salir a disputar la etapa complementaria en desventaja en el marcador por tres puntos: 15-12.

Si la tarea de Los Pumas fue buena en el inicio, en el complemento se construyó minuto a minuto una actuación excelente. Primero, por mejorar los puntos críticos del primer tiempo: scrum y maul. Luego, la entrega de los jugadores fue conmovedora.

Vale la pena decir que Nueva Zelanda se puso 18-12 arriba a los seis minutos del complemento por un penal de Mo’unga. Pero el seleccionado replicó inmediatamente por un try del mendocino Juan Martín González, que aprovechó la lucha de Boffelli en los aires y corrió hacia el ingoal local.

Por segunda vez en el partido, Argentina pasó al frente en el score. Pero esta vez no resignó el privilegio de liderar el tanteador. Boffelli continuó con su efectividad a los palos y tuvo el privilegio de sellar el marcador.

Los minutos pasaron al compás de los embates de los «Hombres de Negro» y la pared argentina, que devolvió cada intento del mejor seleccionado del mundo. Para tomar dimensión: Los Pumas defendieron jugadas de más de 10 fases en sus propios 22 metros sin cometer infracciones.

Marcos Kremer y Tomás Lavanini fueron los abanderados del tackle argentino, pero sería muy injusto quedarnos con dos nombres ante semejante logro. Los XV en cancha, a los que le tocaron entrar y los que apoyaron desde afuera, también (de alguna u otra manera) sirvieron para frenar y sostener el resultado.

Personalidad, presencia, fortaleza, tackles, inteligencia, disciplina y constancia fueron los pilares de esta victoria inédita, histórica e inolvidable.

Michael Cheyka y su staff le devolvió a este grupo de jugadores la confianza de jugarle de igual a igual a cualquier equipo del mundo. Obviamente que hay errores, pero la grandeza de un equipo se empieza a construir por no repetir los mismos, mejorar en base a trabajo y humildad. ¡Vamos, Pumas!

Formaciones e incidencias

Nueva Zelanda: Ethan de Groot, Samisoni Taukei’aho, Tyrel Lomax; Samuel Whitelock, Scott Barrett; Shannon Frizell, Sam Cane (capitán), Ardie Savea; Aaron Smith, Richie Mo’unga; Caleb Clarke, David Havili, Rieko Ioane, Will Jordan; Jordie Barret.

Ingresaron: Codie Taylor, George Bower, Fletcher Newell, Tupou Vaa’i, Akira Ioane, Finlay Christie, Stephen Perofeta, Quinn Tupaea.

Argentina: Thomas Gallo, Julián Montoya (capitán), Joel Sclavi; Matias Alemanno, Tomás Lavanini; Juan Martín González, Marcos Kremer, Pablo Matera; Gonzalo Bertranou, Santiago Carreras; Lucio Cinti,  Matias Orlando, Matias Moroni, Emiliano Boffelli; Juan Cruz Mallía.

Ingresaron: Santiago Socino, Mayco Vivas, Eduardo Bello, Guido Petti, Santiago Grondona, Tomás Cubelli, Santiago Cordero.

Conquistas: 7′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina), 11′ try de Samisoni Taukei’aho (Nueva Zelanda), 17′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina), 28′ penal de Richie Mo’unga (Nueva Zelanda), 32′ gol de Richie Mo’unga por try de Caleb Clarke (Nueva Zelanda), 36′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina), 40′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina), 46′ penal de Richie Mo’unga (Nueva Zelanda), 48′ gol de Emiliano Boffelli por try de Juan Martín González (Argentina), 56′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina), 65′ penal de Emiliano Boffelli (Argentina).

Amonestado: Shannon Frizell (Nueva Zelanda).

Árbitro: Nika Amashukeli (Georgia). Estadio: Orangetheory Stadium, Christchurch, Nueva Zelanda.

Un comentario de “Histórico e inolvidable

Deja una respuesta