“No hay nada nuevo bajo el sol”. Esta afirmación se debe a que, al leer algunos diarios (donde me detengo siempre en el área de cultura y ciencia) encontré una noticia que habla del impacto de los cometas contra la superficie de la Tierra. Estos textos dicen que «cuando un cometa golpea la superficie planetaria, el impacto puede resultar en la síntesis de sustancias bastante complicadas como los prebióticos, es decir, los precursores de la vida». Así lo expresó Nir Goldman, el coautor del estudio realizado por el Laboratorio Lawrence Livermore de California.
Cometas
«Pero la idea de que el propio impacto de un cometa podría haber creado las moléculas es nueva para la ciencia.»
Esta noticia, que parece una perla encontrada en el universo y que fue publicada por la revista Journal of Physical Chemistry A, la leí por primara vez en el año 1987 en una edición de Plenitud (Argentina) y escrita por Guillermo Días Gómez, es decir, 26 años atrás.
El profesor Guillermo Días Gómez  era director de dicha revista y comentaba en su nota que el origen del universo se originó por la fusión de dos opuestos, tal cual nace un niño por la unión de dos sexo. Allí describía que hay una “biología celeste” en la cual el polo femenino está representado por un glóbulo de antimateria al que denominó «Centro Laya» y que este es penetrado por un cometa que cumpliría las funciones del espermatozoide.
PROMETHEUS En el libro «Doctrina secreta», Helena Petrovna Blavatsky escribió: “ Cuando un planeta muere, sus principios esenciales son transferidos a un centro laya o de reposo, con energía potencial, pero latente, el cual es así despertado a la vida y comienza a convertirse en un nuevo cuerpo sideral». En otro párrafo del mismo libro dice: «¿Y qué hay de imposible en que un centro laya –un fragmento de protoplasma cósmico, homogéneo y latente–, cuando sea súbitamente animado o inflamado, se lance desde su yacimiento al espacio, y gire en torbellino a través de los abismos insondables, con objeto de robustecer su organismo homogéneo, por una acumulación y adición de elementos diferenciados? ¿Y por qué un cometa semejante no ha de poder establecerse, vivir y convertirse en un globo habitado?»
Te cuento que este libro tiene siete tomos, fue publicado por primera vez en el año 1888 y es la síntesis de ciencia, religión y filosofía. Así y todo, esta pregunta que Blavatsky dejó latente, hoy es investigada por la ciencia. Sin embargo, estamos en la epidermis o primer capa de la piel de lo que serían los Misterios del Universo.
Hoy la ciencia ficción aporta mucho al despertar del Hombre en los misterios no revelados. Por ejemplo, en el film «Prometheus» uno de los Ingenieros (otros los llamarían Avatares) hace el sacrificio de tomar un líquido que lo desintegra, partiéndolo completamente en pedazos que caen por una catarata para que se origine un nuevo proceso de vida… vida humana y vida extraterrestre, ahí está la clave de por dónde debemos buscar para encontrar a nuestro «padre».
prometheusLa película trata de la búsqueda de cómo se origino la vida en la Tierra y la tripulación no busca en el lugar correcto, porque se despliega y sondea por todo el cosmos, cuando en realidad la respuesta la tiene en su propio ADN. Dicho de otra manera, si la tripulación, antes de salir del globo terráqueo hubiera ido al Oráculo de Delfos, este le hubiese contestado: “Conócete a ti mismo y conocerás al Universo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.