En general, hay dos maneras de quedar en la historia: por tus logros o tus fracasos.

Joel Schumacher será recordado como el director que no pudo con Batman, con dos películas. La primera data de 1995, «Batman Forever», protagonizada por Val Kilmer que encaró, por única vez, el encapotado y en la que U2 aportó la banda sonora con «Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me». A pesar de las criticas, obtuvo un éxito rotundo de taquilla mientras la banda de Bono disparó el tema al puesto numero uno durante cinco semanas y cosechó elogios por el videoclip que se transformó en un clásico de su carrera, que hasta el presente siguen interpretando.

Posteriormente llegó el fatídico 1997, año en el cual presentó ante gran expectativa de públicos tanto como críticos «Batman and Robin», una película decepcionante que se transformó, rápidamente, en un fracaso rotundo en la taquilla. Uno del cual no se pudo reponer. Destrozadas por la critica e ignoradas por los públicos, no hubo piedad con Joel, quien fue objeto de burlas de todo tipo, incluida la del propio George Clooney, que no pierde oportunidad de hacer bromas al respecto, al punto de declarar en varias ocasiones no saber en qué estaba pensando para aceptar protagonizar el film.

Vida y obra

Los comienzos de Joel Schumacher (nacido el 29 de agosto de 1939) en el cine fueron como diseñador de vestuario en 1972 y participó en varias producciones, entre las que se incluyen «Play It as It Lays», «The Last of Sheila», «Blume in Love Sleeper» y «The Prisoner of Second Avenue».

En 1974 dirigió por primera vez para televisión «Virginia Hill» y finalizó su carrera como director en 2013 con varios capítulos de “House of Cards”.

Schumacher, fallecido este 22 de junio a los 80 años, fue un director con una carrera irregular, donde tuvo algunos aciertos y varios errores. Su primer gran éxito fue en 1985 con «St. Elmo’s Fire», hoy catalogada como una película de culto. La misma suerte corrió «The Lost Boys», que fue la reinvención del clásico vampiro protagonizada por aquel entonces por un elenco de jóvenes ilustremente desconocidos: Jason Patrick, Kiefer Sutherland, Corey Feldman y Corey Haim.

Además, Joel Schumacher era un provocador que le gustaba incomodar al espectador, alguien que sabia leer los tiempos y reflejarlos en la pantalla, Corría el año 1993 cuando, junto a Michael Douglas, lanzó en el festival de Cannes «Falling Down», una brutal radiografía sobre la violencia del hombre norteamericano.

Joel Shuchamer intentó reponerse después de Batman varias veces, presentando películas que no lograron llamar la atención y pasaron sin pena ni gloria por los cines, a pesar de contar con grandes figuras como Nicolas Cage en «8MM», Robert De Niro y Philip Seymour Hoffman como protagonistas de «Flawless», y hasta Jim Carrey, que se probó el traje de actor dramático para «The Number 23».

Tal vez, con el correr del tiempo reconsideremos su filmografía y le demos una segunda oportunidad a sus películas, o será cuestión de esperar y confirmar si pasará a la eternidad como el director con la peor película del Hombre Murciélago.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Gonzalo Figueroa.