Paradójicamente, la capital alemana, lugar histórico de este planeta, no tiene históricamente equipos de fútbol fuertes. Hertha Berlín mantuvo la categoría en el repechaje y sus últimas actuaciones no fueron de las más destacadas. Su vecino, Union Berlín, ahora está pasando una buena etapa, pero su historia no es tan importante en materia de títulos.

A lo largo de la semana que pasó, la Bundesliga nos dejó pocas novedades, la más destacada es que nos enteramos de que Hertha dejará de jugar en el Olympiastadion, un estadio imponente ubicado en las afueras de Berlín, construido por el régimen nazi y remodelado para la Copa Mundial Alemania 2006. Allí se jugó la final en la que Italia se coronó campeón del mundo.

Las autoridades de la ciudad aprobaron un proyecto de construcción de un estadio para 45.000 personas, algo más acorde a la convocatoria actual del equipo de remera azul y blanca. Sin embargo, el dato que nos interesa a los argentinos es que se usará de inspiración la mítica «Bombonera». Esto es así debido a que se construirá en una zona con muy poco espacio, por lo tanto, se intentará replicar el modelo del Estadio Alberto J. Armando.

El barrio elegido es Linderberg, ubicado en la zona norte de la ciudad y con buenos accesos. Ya pasaron más de 20 años con Hertha Berlín jugando en el estadio de la ciudad y, seguramente, tendremos que esperar un par de años hasta el final de obra, pero los primeros pasos están dados y al pueblo «Xeneize» se le infla el pecho de orgullo por este homenaje.

Deja una respuesta