Un 8 de agosto de 1969 cuatro hombres, que cambiaron la historia de la música, mostraron cómo eran tan sencillos como geniales porque, en lugar de volverse locos con la portada de su disco, decidieron salir a la calle a tomarse una fotografía sobre la calle Abbey Road, en Londres. George, Paul, Ringo ni John pensaron que ese hecho iba a marcar la historia de la música.
abbey-roadEl disco Abbey Road fue el último álbum que grabaron los Beatles en un estudio, y en el Reino Unido y en todo el mundo es una obra de culto para los fanáticos de la banda. Todos los 8 de agosto cientos de admiradores de los “Fab Four” intentan sacarse una foto porque, hasta a los mismos músicos, les costó hacerlo. Tuve la suerte de estar en Abbey Road y el tránsito es tremendo (porque es de doble mano), cientos de turistas van diariamente a llevarse un recuerdo imborrable pero siempre esquivando autos, colectivos y motos. Y otra difícil misión es conseguir una imagen donde uno pueda salir sin otros valientes que intenten lo mismo.
El fotógrafo escocés Iain Macmillan tuvo que subirse a una escalera y quedarse a 10 metros de altura para poder inmortalizar el momento que quedó plasmado en la tapa del disco. «Recuerdo que contratamos a un policía para mantener el tráfico mientras yo estaba arriba, en la escalera, para tomar las imágenes», recordó Macmillan a The Guardian en el aniversario de 1989. Además, en esa entrevista contó que encontró la imagen que quería, con las piernas en forma de «V», en la quinta toma de las seis que había hecho y reveló que la idea fue de Paul McCartney, quien hoy vive a pocos metros de ese lugar en una gran mansión. Es que el barrio es bastante coqueto, con autos estacionados en las calles de marcas como Aston Martin, Ferrari o Porsche.
abbeyCuando cruzás, un señor te ofrece que vayas a dos cuadras a conocer su pequeño negocio de reliquias, antigüedades y material de colección Beatle. Podés comprarte desde los anteojos de John Lennon, los vinilos de todos los discos (“Rubber Soul” uno de mis preferidos) y hasta los carteles de la calle con la imagen de los 4 en forma de stencil. Un fanático puede “patinarse” una fortuna, porque lo que hay ahí no lo vas a encontrar en otras partes. Tal vez en Liverpool, en la esquina donde se organizan los tours.
Hasta los objetos de esa imagen tienen su historia. El Volkswagen se hizo famoso por su número de patente, LMW 281F, como una supuesta pista del rumor sobre la muerte de McCartney, de 27 años en aquel entonces. Según varios historiadores era leída como “28 IF” («si Paul tuviera 28»). A pesar de estar descalzo, con un cigarrillo en la mano y sus ojos cerrados, Paul no está muerto y, por suerte, hoy lo tenemos llenando estadios en cada lugar donde va. El auto, más allá de las siglas, fue vendido en una subasta de Sotheby’s hace tres años por un coleccionista estadounidense (2.530 libras a fines de los años 80).
abbeyDespués que cruzaste, están los estudios que hoy llevan el nombre de Abbey Road, donde los fanáticos dejan sus mensajes, como en The Cavern, con lapiceras, marcadores y hasta algunas flores para homenajear a los cuatro genios que cambiaron al mundo. Los argentinos no se quedan atrás: fijate en la foto que hay gente de Jujuy que pone «Argentina Loves Beatles» o «Las Pastillas del Abuelo».
El disco es impecable, considerado por la prensa internacional como la placa más prolija de todos los trabajos de The Beatles, quienes dejaron de lado sus diferencias para lograr su último LP. George Harrison contó que se fue solo a un estudio vacío y ahí terminó de componer «Something», la segunda canción que más se ha interpretado en toda la historia con más de 150 versiones (la primera es «Yesterday» con 1.600) y elogiada por John Lennon, Paul McCartney, además de ser considerada por Frank Sinatra como «la canción de amor más importante de la segunda parte del Siglo XX». Otra creación de Harrison fue «Here Comes The Sun», un tema compuesto desde la inspiración que tuvo por su amistad con Eric Clapton y que terminó de tomar forma cuando George estaba alejado de los Beatles y salía de la cárcel por posesión de drogas.
El lado B de Abbey Road es uno de los mejores trabajos de todos los tiempos, con una canción que sigue a otra, no se interrumpe: «Here Comes the Sun», «Because», «You Never Give Me Your Money», «Sun King», «Mean Mr. Mustard», «Polythene Pam», «She Came In Through the Bathroom Window», «Golden Slumbers», «Carry That Weight», «The End», «Her Majesty». El principio tiene las inmortales «Oh, Darling», de McCartney, «Octopus’s Garden» de Ringo Starr, pero el comienzo de una de sus obras cumbre empieza con «Come Together».

Juan Cruz en Abbey Road
Juan Cruz en Abbey Road
El día que fui a conocer esa calle, decidí cruzar con los pies descalzos, y no es recomendable hacerlo con el invierno británico. De alguna manera ellos están ahí cuando cruzás esa calle, por más autos que se te vengan encima. Paul, John, Ringo y George están ahí esperando a que cruces con ellos y descubras ese algo en el camino hacia la eternidad Beatle.

2 comentarios de “La calle de la eternidad Beatle

  1. Angus dice:

    Tremenda nota!! que bueno haber podido cruzar esa calle, y luego contar y describir la sensación. El último párrafo es arte. Salutti a la gente de .Cero

  2. Adro dice:

    Felicitaciones .cero por la excelente nota brindada por Juan Cruz y mis felicitaciones personales al mismo, por cumplir un sueño que muchos tenemos en común en diferentes partes del planeta que es cruzar la trascendental calle Abbey Road.
    Sin lugar a dudas los 4 genios fueron únicos en la historia de la música superandosé a ellos mismos año tras año, rompiendo records que hasta hoy en día siguen vigentes.
    Impecable el cierre de nota con la frase:
    «Paul, John, Ringo y George están ahí esperando a que cruces con ellos y descubras ese algo en el camino hacia la eternidad Beatle»
    mis saludos enormes a la radio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.