Se presentó la programación del 34° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que se realizará del 9 al 18 de noviembre del corriente año, y te contamos qué películas conforman la competencia argentina y algunos datos sobre las directoras y directoras.

«Angélica» de Delfina Castagnino

Angélica está en crisis: su madre murió hace poco y tiene que vaciar su casa porque van a demolerla. Sin saber cómo enfrentarlo, se refugia allí en secreto y comienza a perderse a sí misma. El duelo también puede ser un lugar en el que residir.

«Este thriller psicológico nace de la incapacidad que sentí a la hora de querer filmar mi segunda película, de los miedos que me despertaba la idea de volver a transitar una experiencia tan transformadora. Coyunturalmente, una casa que era propiedad de mi familia estaba en trámites de venderse para ser demolida y construir en su lugar un edificio. Esta imagen me pareció el escenario indicado para esta historia», comenta la directora.

«Lo que más quiero» fue la ópera prima de la directora en el año 2010 que, a priori, habla de inquietudes hermanas. Es la historia de dos duelos: uno amoroso, de inmediata repercusión y dilución más sencilla; otro más duro, de procesos más lentos y luctuosos.

«De la noche a la mañana» de Manuel Ferrari

Ignacio Roma (Esteban Menis) es un arquitecto porteño que se entera que va a ser padre. El desconcierto lo lleva a viajar a Chile intempestivamente, y allí tendrá que poner a prueba sus capacidades para sortear la neurosis y relacionarse con otros.

«¿Qué hago si recibo una invitación inesperada y de último momento a un congreso en Chile? ¿Y si justo luego de esa invitación me entero que seré padre? ¿Y si luego de la noticia mi pareja me alienta a irme a este viaje inesperado? ¿Y si cuando llego la universidad donde fui invitado está tomada por el alumnado? ¿Y si me ofrecen casa y trabajo en Chile? ¿Y si los temblores y terremotos que suceden parecen estar sucediendo solo para mí?», se pregunta Ignacio, protagonista de la película.

La ópera prima de Manuel Ferrari fue «Como estar muerto/Como estar muerto» en el año 2000, sobre cuatro adolescentes deambulando por la ciudad escondiéndose de algo como nudo central de la historia. Un autosecuestro, una broma juvenil, la rebeldía típica de la edad, el amor y el desamor, todo conjugado en 78 minutos de la misma abulia que caracteriza a los protagonistas. Luego, en el año 2015, realizó el mediometraje documental «Crónicas de Solitude» cuya traducción sería «Crónicas de soledad», un relato observacional cuyo foco está puesto en la Akademie Schloss Solitude, centro educativo donde se formó el director.

«Hogar» de Maura Delpero

Dos madres adolescentes viven con sus pequeños hijos en un instituto religioso italiano ubicado en Buenos Aires. Son amigas confidentes que comparten sus miedos y fantasías lejanas, pero la llegada de sor Paola cambiará el futuro de ambas.

«En Hogar hay mucho de mi presente y mi pasado: el olor a incienso de la niña católica, la ‘amistad-amor’ de la adolescente en búsqueda de emociones, el sentido de maternidad de la mujer. Desde este lugar interno, personal y emocional, escribí un film sobre la singular historia de las jóvenes madres y su curiosa relación con las religiosas que les dedican su ayuda», comenta Maura.

Esta es la ópera prima de Maura Delpero que antes filmó documentales y cortometrajes como «Signori professori» (2008), que obtuvo dos premios y fue nominado a un tercero en el Festival de Turín de ese año. Cuatro años después, «Nadea e Sveta» (2012), que volvió a ganar dos premios en Turín y fue nominado a los David di Donatello en la categoría de Mejor Documental.

«La botera» de Sabrina Blanco

En el contexto hostil de la Isla Maciel, entre la confusión, la rabia y las fantasías propias de la adolescencia, Tati va creciendo a los golpes mientras persigue un sueño poco habitual: ser botera en las aguas negras del Riachuelo. Esta es la ópera prima de Sabrina Blanco.

«La Botera es una exploración sobre el deseo preadolescente y sobre cómo aparece en un contexto de urgencias y contradicciones: el despertar sexual, los cambios en el cuerpo, la ausencia de una madre, la fragilidad de los vínculos. Intenta retratar el paso a convertirse en mujer, esa etapa bisagra tantas veces invisibilizada para las mujeres pobres», sostiene la directora.

«La muerte no existe y el amor tampoco» de Fernando Salem

Emilia vuelve a su pueblo natal en la Patagonia para despedir las cenizas de su amiga que murió hace un tiempo. Ese viaje será también un regreso al pasado que pondrá en tensión su presente. Basada en la novela «Agosto» de Romina Paula.

«Esta película es el duelo de lo que somos. Los amores que no pudieron ser y las vidas que no fuimos capaces de vivir», señala Fermando Salem.

«Cómo funcionan casi todas las cosas» fue la opera prima del director en el año 2015, en ella tras la muerte de su padre, Celina se convierte en vendedora de libros puerta a puerta para viajar a Italia y encontrar a su mamá. Pero en su primer viaje de ventas a través del desierto, descubrirá que su madre vive más cerca de lo que ella pensaba.

«Las buenas intenciones» de Ana García Blaya

Amanda, Lala y Manu son hijos de padres separados. Cuando surge la posibilidad de que los chicos se vayan vivir a Asunción con su madre y su padrastro, Amanda decide que quiere quedarse en Buenos Aires con su papá. Esta es la ópera prima de la directora y cuenta con la participación en el elenco de Jazmín Stuart y Juan Minujín.

«Es la historia de un momento particular de mi vida. Es la historia de una decisión muy difícil de tomar. Es también mi historia. Mi punto de vista. Y el momento que marcó la gestación definitiva de mi personalidad. Es una catarsis amorosa que no pretende ser especial ni increíble, pero sí fiel a los recuerdos», expresa la directora Ana García Blaya.

«Las poetas visitan a Juana Bignozzi» de Laura Citarella y Mercedes Halfon

Una poeta muere. Otra recibe como herencia el mandato de hacer conocer su obra. A esa tarea se suma un equipo de mujeres de cine. Ese extraño triángulo pone en marcha este film de entramado complejo y sutil.

«Si pusiéramos a la poesía y al cine, uno frente al otro, ¿cuáles serían los temas de esa conversación?», preguntan las directoras.

De parte de Mercedes Halfon esta es su ópera prima, mientras que Laura Citarella dirigió «Ostende» como su ópera prima en solitario en el año 2011, en ella Laura llega a la ciudad balnearia de Ostende y se aloja en un desolado hotel. Sola y sin mucho que hacer, comienza a observar a un extraño hombre que se pasea con dos mujeres por la playa y dispara en su mente una serie de conjeturas. Luego realizó «La mujer de los perros» en la que una mujer de mediana edad (interpretada por Verónica Llinás) vive alejada de cualquier tipo de contacto social con el mundo que la rodea con su único universo conformado por sus diez perros.

«Los que vuelven» de Laura Casabé

Una mujer desesperada le pide un deseo a la Iguazú para que su bebé vuelva a la vida. El mito asegura que solicitar su ayuda puede traer devastadoras consecuencias. El deseo fue cumplido y las tragedias no tardarán en llegar.

«Propone una cruza entre el suspenso y el melodrama histórico. Es un viaje al pasado que se refleja en el presente y nace como una reflexión sobre el terror social en Argentina y Latinoamérica, donde las comunidades indígenas fueron aniquiladas o esclavizadas», comenta Laura Casabé, quien estrenó en el año 2010 «El hada buena: Una fábula peronista», un film que nos muestra una Argentina del futuro en la que predomina la pobreza, miseria, la falta de educación y en este contexto cuenta la historia de Juan Domingo Séptimo. Luego, en 2016, estrenaba «La valija de Benavidez», una comedia negra y un thriller fantástico.

«Tanya» de Agustina Massa

Entre su vida cotidiana, las noticias que llegan de Kiev y la sombra de un hijo ausente, Agustina Massa construye el retrato sutil de una inmigrante ucraniana en Buenos Aires que vive entre dos mundos.

«Tanya es una película sobre la libertad de elegir y equivocarse», sostiene Agustina Massa. En el año 2013 se estrenó «Beatriz Portinari. Un documental sobre Aurora Venturini», amiga de Eva Perón, alumna de Jean Paul Sartre, filósofa de La Sorbonne, escritora, autora de más de treinta títulos y ganadora del concurso literario de Página 12 a los ochenta y seis años.

«Those That, At a Distance, Resemble Another» de Jessica Sarah Rinland

Documental que revela el detrás de escena del trabajo de un grupo de restauradores que busca crear la réplica perfecta. La intimidad del largo proceso y la importancia de cada detalle que vuelve invisible la diferencia entre copia y original. La cineasta argentino-británica recibió distinciones como el Primer Premio en la Bienal de Imagen en Movimiento y fue artista residente en MacDowell Colony, Kingston University, Locarno Academy y Berlinale Talents.

«Continuando con la temática de la conversación ecológica, que inspiró muchas de mis obras previas, esta película integra la práctica de crear réplicas de museo. Explora esta necesidad humana tomando el colmillo de marfil del elefante como protagonista, conectando la conservación ecológica con la conservación museológica», explica la directora.

«Bajo mi piel morena» de José Celestino Campusano

Fuera de competencia, Campusano continúa con su exploración de los conflictos que atraviesan los personajes en los márgenes de la sociedad. Esta vez aborda la problemática trans y travesti en el contexto de un barrio popular del sur del Conurbano bonaerense.

«Es un film basado en hechos verídicos sucedidos en una época reciente, y aborda la realidad de personas nacidas como varones pero que se identifican con el aspecto y la identidad femenina. Desde allí, estas personas construyen su espacio en esta sociedad, vinculándose frecuentemente con varones de tendencia homosexual quienes, a su vez, deciden mantener su aspecto masculino y en ocasiones un entorno heterosexual, sabiendo que darán rienda suelta a sus pasiones solo ante una mujer trans».

De este director prolífico siempre se pueden esperar películas de crudeza e impacto, con una retórica aguda para poner la cámara y narrar.