Por fin llegó el tan esperado día. Este jueves, luego de la breve y modesta ceremonia inaugural (en la que cantaron Claudia Leitte, Jennifer Lopez y Pitbull), comenzó a rodar el balón con el debut del anfitrión, Brasil, y el otro candidato a sortear la fase de grupos que comparte con el scratch que lidera Neymar. Se trata del buen equipo de Croacia.
Millones de personas en todo el planeta tenían sus ojos y la atención puesta en el Corinthians Arena de Sao Paulo, el estadio que recibió a más de 60.000 fanáticos que vieron el triunfo de Brasil por 3-1, que contó con un discutido y reprochable arbitraje del japonés Yuichi Nishimura, quien cometió un grave error al promediar la segunda etapa al otorgar un penal para el local en el mejor momento croata. Hasta ese momento, el partido se encontraba igualado en un gol, ya que apenas comenzado el encuentro Marcelo se encontró con un artero centro rasante y desvió la pelota para convertir en su propio arco. Iban 11 minutos y el gol en contra silenciaba las tribunas inundadas de color amarillo.
Cuando se cumplía la primera media hora del partido ambos equipos mostraban defensas endebles, desprolijas y que invitaban al ataque rápido. Brasil tenía más tiempo la pelota pero Croacia se mostraba muy peligroso en cada contragolpe.
Por eso, para calmar las aguas, existe en cada plantel una estrella, ese jugador distinto a todo. Brasil tiene al suyo y se llama Neymar (quien fuera la figura del partido), quien a los 29 juntó coraje y se acercó al área grande para disparar mordido pero preciso al ángulo inferior izquierdo del arquero Stipe Pletikosa (quien nada pudo hacer) y anotar el empate transitorio. A partir de ese instante y hasta los 10 minutos del segundo tiempo era todo de los elegidos por Luiz Felipe Scolari, aunque no brillaban.
Y Niko Kovac, entrenador croata, se percató de esto y por eso cambió la idea de esperar detrás de la mitad de cancha y hacerse de la posesión de la pelota. Pero nadie contaba con el árbitro proveniente de Japón quien, en el peor momento brasilero en toda la jornada, vio una falta inexistente (supuesto agarrón del defensor Dejan Lovren a Fred) que Neymar cambió por gol a los 71 minutos.
Después de verse perjudicados y con la desventaja en el resultado, los futbolistas europeos perdieron la compostura y el juego se desvirtuó. Y tanto fue así que Oscar, el mejor jugador del segundo tiempo, tuvo su premio personal y estiró la ventaja en el último ataque de Brasil en tiempo cumplido, con un puntinazo certero desde afuera del área al poste derecho de Pletikosa.
La copa recién empieza y aún está todo por verse. Brasil no dejó una buena imagen pese al triunfo, Croacia especuló demasiado con el juego y ambos mostraron defensas débiles y ataques para tener en cuenta. Este desequilibrio en las líneas tal vez se repita en muchas selecciones a lo largo de las diferentes presentaciones y estemos ante una edición con muchos goles. De todas formas, hoy todos nos quedamos con el pésimo nivel del árbitro, quien no demostró estar a la altura de la máxima cita del fútbol mundial. Una pena, aunque la «alegría nao tem fim».
Los goles del partido