«La dirigencia política está subordinada»

Este viernes en el Noticero dialogamos con el periodista Mario Sadras, integrante de la Fundación Interactiva para la Promoción de la Cultura del Agua (FIPCA), quien se encontraba en Lago Escondido en el momento que se produjeron hechos represivos por parte de la seguridad privada del magnate británico Joe Lewis (empresario, dueño del Tottenham Hotspur, entre otras corporaciones).

«Hubo tres acciones en la 7° Marcha Federal por Lago Escondido. Hay que aclarar primero que no se trata de un problema turístico sino de soberanía nacional. La Constitución Nacional y de la provincia de Río Negro establecen la libertad de acceso a cualquier claro de agua y esto es lo que se trasgrede, encima, con el agravante de la mano de un pirata británico, porque cualquier tierra de sus súbditos pertenece a la Corona. Nos remite a la extrema gravedad de esto y, por supuesto, cercena el derecho a los y las ciudadanas argentinas como es el bien común de acceder a un lago», expresa Sadras.

Además, el comunicador asegura que en los últimos años «la violencia fue en escalada, que forma parte de un plan de la Derecha que avanza (como podemos ver en Bolivia, Brasil, Perú, que son destituyentes y se manejan en distintas etapas en nuestro continente) y no se trata de un caso aislado, casualidad ni un grupo de ‘loquitos’ que salieron a asesinar. Porque en Tacuifí hubo un intento de asesinato».

Sobre el por qué Lewis se apropió de un espacio público e imposibilitó el acceso, Sadras afirma que «esto está revelando una falencia que va más allá, no es una noticia policial sino política, y regional. Claramente, es una escalada de violencia. Tenemos compañeros con fracturas y puntos de sutura en la cabeza». «Este es el marco de situación. Hay un proceso judicial en marcha, la doctora Arabella Carreras se comprometió a asistir a los marchantes y garantizar su seguridad, pero no es la primera vez que lo dice y no se cumple. Hubo una movilización a la intendencia para pedir garantías». «Ni la prensa hegemónica ni el poder político cumplen con sus deberes», advierte el activista, y afirma que «la dirigencia política está subordinada a los intereses del poder internacional que representa Lewis. Pensemos que esto está en el marco de un conflicto Oriente-Occidente con una guerra de más de un año y el valor estratégico de la Patagonia, con su paso bioceánico y la base de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Malvinas. También hay una pista de aterrizaje de Joe Lewis que nadie controla».

Audio completo de la nota