Alrededor de medio millón de mujeres abortan por año en nuestro país. El aborto clandestino continúa siendo la principal causa de muerte materna.
«Entendemos que la carpa es chica porque La Campaña es grande», dijeron este lunes 29 de septiembre con entusiasmo en la plaza frente al Congreso las organizadoras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, antes que tomara la palabra Silvia Augsburger, exdiputada del Partido Socialista que coordinó la conferencia de prensa de la Jornada Federal por la Legalización del Aborto, en la que más de 60 diputados se comprometieron con su firma a tratar la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) antes de fin de año.
Colores, una feria, una muestra de fotos de Amnistía Internacional, cantitos, algunos cruces y comentarios basados en lo partidario y electoral, una perejileada a la enorme entrada del Congreso enarbolada con la bandera Aborto legal, una deuda de la democracia, paneles de debate bien temprano y el lanzamiento de foros de discusión a nivel nacional, fueron algunas de las cuestiones que sucedieron durante la concentración organizada en el marco del Día por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, en la que se hicieron presente Mujeres en lucha, el Movimiento Popular La Dignidad, Socorristas en Red, Las Rojas y la agrupación LGBTI 1969, entre otras.
La exlegisladora Augsburger leyó las múltiples adhesiones cuando comenzó la conferencia y otorgó la palabra a los diputados y diputadas que se hicieron presentes al mediodía en una de las dos carpas instaladas frente al edificio del poder legislativo porteño, una carpa desbordada de militantes por la legalización del aborto, periodistas, pañuelos al cuello, a la cintura o tipo bandana y banderines verdes, pero sobre todo una carpa desbordada por mujeres que luchan por el fin del patriarcado.
La Campaña Nacional informa que en nuestro país abortan alrededor de medio millón de mujeres por año y que el aborto clandestino es la primera causa de muerte materna, cuyas principales víctimas son las mujeres más pobres y jóvenes de Argentina. En este sentido y durante la conferencia de prensa, la diputada Adela Segarra (del Frente para la Victoria) afirmó que el tratamiento del proyecto de ley para despenalizar la IVE -que se presenta por quinta vez- «es para nosotros una asignatura pendiente de la democracia», una idea que luego completaría el diputado radical Manual Garrido, quien sostuvo que «hoy en día las mujeres no pueden ejercer la libertad de decidir sobre sus vidas».
El aborto no punible está reglamentado en Argentina únicamente ante casos de violación y riesgo para la salud de la mujer. El reclamo vigente por una Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito reside justamente en otorgar a cada mujer la plena posibilidad de decisión sobre su cuerpo, una posibilidad que, según diputados opositores al kirchnerismo, se vería ampliamente obstaculizada si mañana votaran la reforma del Código Civil y Comercial, cuyo Artículo 19, que indica que la persona humana comienza desde la concepción, «tiene una idea de concepción absolutamente precámbrica que prácticamente no tiene modo de ser fundamentada hoy», según argumentó el diputado de Unidad Popular, Claudio Lozano, quien al promediar su turno en la conferencia arengó: «Así esto se sancione, no implica que no podamos seguir batallando para que la ley salga como corresponde», mientras recibía los aplausos de una carpa ya más sectorizada que reflejaba la inevitable fractura de origen partidaria.
La conferencia de prensa finalizó con la lectura de una declaración firmada por más de un centenar de profesionales y trabajadores de la salud de diversas provincias, que solicitaron al Ministerio de Salud de la Nación políticas públicas claras y sostenidas que permitan la efectivización del cumplimiento de los abortos no punibles, poniéndose todos los firmantes a disposición de los diputados que quieran convocarlos para aportar en la construcción del debate sobre la ley reclamada.
Afuera, sobre la vereda de Callao, vendían remeras, libros y pins que formaban una feria feminista a lo largo de un corredor que iría llenándose de gente a medida que se acercaba la hora del abrazo al Congreso que daría fin a la jornada. Encuentros, sonrisas, abrazos, saltos, la previa antes que se desplegaran las banderas para cortar la avenida y que todas las mujeres -en amplia mayoría- y hombres se encolumnaran detrás de una consigna: Ni una sola mujer muerta por aborto clandestino.
Entonces llegó la primera vuelta al Congreso y cada cuadra se iba colmando a medida que el abrazo avanzaba. «Nosotras parimos, nosotras decidimos» fue uno de los gritos que sonaron alrededor de la manzana con una movilización encabezada por varias diputadas y activistas. Al llegar de nuevo al ingreso de Callao, luego de unos momentos de saltos y baile en el lugar, el abrazo empezó de nuevo con todas exclamando «Alerta, alerta, alerta que caminan, mujeres feministas por las calles de Argentina». Si bien las diferencias partidarias tuvieron lugar en la jornada y pudieron verse durante la caminata y los cantitos alrededor del edificio, una consigna pareció tener bastante quorum al ritmo de «llegando está el carnaval: si el papa fuera mujer, el aborto sería ley».
Fueron 64 diputados de distintos bloques los que aportaron su firma en apoyo para que el IVE tenga dictamen de comisión por primera vez. Todas las organizaciones coincidieron en la convocatoria al próximo Encuentro Nacional de Mujeres, que tendrá lugar en Salta del 11 al 13 de octubre, como un espacio para seguir debatiendo el aborto, entre muchas otras consignas.
Nota elaborada especialmente para puntocero por Mariana Leder Kremer Hernández.
Fotografías: Mariana Leder Kremer Hernández.