La empresa creada en el año 2005 por tres exempleados de PayPal nunca rediseñó su imagen, más allá de los cambios en la plataforma y la adquisición años atrás por parte de Google. Por este motivo, es sorprendente que la red social muestre silenciosamente el cambio de identidad que ya puede verse en diversos lugares.
A partir de ahora, la compañía hace hincapié en su isotipo (la firma, el elemento que permite que reconozcamos una marca sin tener que leerla con palabras), que consiste en una pantalla blanca con el ícono universal de “play”. Debajo, y todo sobre fondo rojo saturado (antes el color de YouTube tenía un valor bajo, es decir, era más oscuro), se puede ver el nombre con una tipografía más amigable, amena y con menos fuerza, ya que el “grosor” de una letra influye en el “carácter” de la marca. La misma tiene poco peso tipográfico y no contiene serif (se denomina así a las terminaciones de cada letra), lo que evidencia la necesidad de renovarse y mostrarse moderna para reposicionarse, ante el surgimiento de muchas plataformas de video que, a pesar de que en la actualidad no son rivales directos, podrían llegar a disputar el trono, tales como Vimeo o Dailymotion, entre tantas otras.
Otro de los cambios en el nuevo logo es la eliminación de sombras y texturas, que tiene la finalidad de simplificar la imagen de YouTube.
Normalmente, el rediseño de un logo viene acarreado de otras novedades, por lo que resta esperar si en breve tendremos noticias sobre la empresa, a sabiendas de las intenciones en los últimos tiempos de revolucionar la industria de la televisión, que hace rato planea esta compañía perteneciente a Google.
youtube

Deja una respuesta