Twitter es un monstruo en tiempo real que no para. Creado en California por Jack Dorsey en 2006, lanzado al público en octubre del mismo año, este servicio de microblogging opera también como red social.
¿Ser medio loser es cool?
Pareciera que lo absurdo y lo tragicómico se sienten muy a gusto en esta red. Lógica de stand up o la simple y clásica situación en la cual se atraviesa algo muy malo, al punto de resultar inverosímil y/o patético. Se piensa que, por lo menos, el hecho constituirá una buena anécdota para contarle a amigos. En Twitter se comparten este tipo de cuestiones con un dejo de humor. La gente cuenta sus supuestas desgracias, frustraciones, contradicciones, al ritmo de la acidez a la cual se le da rienda suelta. ¿Será que la desgracia de la intimidad también conforma espectáculo?
Twitter revoluciónó la web
Permite difundir información de manera gratuita y en tiempo real. Fomenta la inteligencia colectiva, la participación y la horizontalidad propias de la denominada web 3.0.  El usuario informa al usuario, mientras la verticalidad de la información se desdibuja, en tanto siempre será más verosímil la versión de los hechos de aquel que presenció lo ocurrido. Si es cierto que tendemos a establecer un contrato de lectura con aquellos medios con los cuales nos sentimos más afines, en tanto consideramos que en caso de haber estado allí, relataríamos el episodio de forma similar. Entonces, ¿quién más cercano a uno que otro usuario de redes y consumidor anónimo de medios, sin interés mediante, para contarnos qué pasó?
Un aspecto superfluo, pero no menos importante, es la revolución acontecida en la relación celebrity-fans. Los famosos comienzan a controlar qué difunden (cuándo, cómo, hasta dónde).  De esta forma se independizan un poco de los paparazzis. Ya no se encuentran sujetos a lo que muestran sobre ellos, pueden tener contacto directo con sus fans/seguidores y medir su popularidad. A su vez, la búsqueda del paparazzo se simplifica. Pueden extraer información e incluso fotos de Twitter. Difícilmente encuentren fuente más chequeada que la cuenta oficial de la persona. Si las celebrities comenzaran a hacer un uso aún más activo y constante de la red, el trabajo de ciertos periodistas de espectáculos perdería valor. Pero son el morbo y el voyeurismo lo que alimentan el circuito comercial y económico que rodea al paparazzo y sus consumidores. Buscan lo no dicho, lo oculto, misterioso, y sobre todo lo problemático.
El supuesto “diálogo” abierto, constante y directo de las celebrities permite a los fans conservar y mantener encendida la ilusión de la cercanía con los admirados. En el léxico está claro, no son amigos, son seguidores. La dimensión del fenónemo se observa al ver cómo gradualmente los diarios fueron citando frases extraídas de Twitter. Y en los programas de televisión o radio en vivo las opiniones de esta red son mencionadas en tiempo real. Los tweets de políticos son propaganda gratuita y sus cuentas oficiales operan del mismo modo que páginas institucionales.

Foto: Alex Proimos.
Por último, los tweets y su longitud máxima de 140 caracteres han sido objeto de opiniones diversas (como todo tópico en Twitter). Hay quienes argumentan que los caracteres no bastan. Pero el conocimiento y la información se valoran también por la síntesis. Muchas veces la longitud va en detrimento de la claridad. Es evidente que hay cuestiones que son imposibles de difundir con esos escasos espacios, por eso siempre se puede linkear.
Lo importante es que relacionarte con otra persona a través de intereses, ideas u opiniones tiene un valor en sí mismo, más allá de cuáles sean.

2 comentarios de “La vida en 140 caracteres

  1. Clara dice:

    Muy bueno. Precisamente la «descgracia de la intimidad que conforma espectaculo» es lo que detesto de estos medios y es por esto que sigo dudando si anotarme o no. Quien vendria a ser el supuesto destinatario de nuestros lamentos/orgullos y exitos?
    Por otro lado, pienso que bajo el prisma de la informaciòn seleccionada y de interes especifico del usuario es un medio muy interesante y util…Twitter o no Twitter?? Esa es la cuestion..

  2. Pablo dice:

    El tema de la longitud es denotativo de los tiempos comunicacionales que corren… Capacidad para manejar mùltiples informaciones en tiempos cortos pero que repercuten en la excesiva superficialidad de los abordajes resultantes. ¿Es mejor? ¿Peor? Es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.