Este es el lema con el cual se quiere conmemorar el 15 de septiembre como el «Día Mundial del Linfoma», una enfermedad que afecta a las células encargadas de la defensa del organismo a través de vasos y ganglios (linfocitos) que recorren todo el cuerpo humano.
La importancia de este día radica en que las personas conozcan los síntomas y puedan prevenirlo, ya que realizando un diagnóstico temprano es posible realizar un tratamiento adecuado y así mejorar su pronóstico.
Los síntomas suelen confundirse con otras enfermedades como gripe o mononucleosis. Los más frecuentes son fiebre, cansancio, inflamación de ganglios linfáticos que son indoloras y no causan molestias y que pueden pasar desapercibidas durante un tiempo. Es el profesional médico el encargado de establecer el origen de esta hinchazón que puede ser o no una infección. Otros síntomas son sudoración nocturna, pérdida de peso inexplicable, entre otros, y es fundamental (como informa Linfomas Argentina) que se pueda identificar el tipo de linfoma y el estadio de la enfermedad para realizar un tratamiento y obtener resultados favorables.
Este día fue impulsado por Lymphoma Coalition, la asociación mundial de pacientes que nuclea a diversas organizaciones en el mundo, dentro de la que se encuentra Linfomas Argentina, que en nuestro país ofrece orientación a pacientes, brinda contención y contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas.
La asociación informa que existen más de 35 clases de linfomas que se dividen en Hodgkin o no Hodgkin, este es uno de los cánceres menos conocidos pero la tercera causa de fallecimiento de niños, la quinta en adultos y el primero de incidencia en los jóvenes. Por estos motivos, es importante que las personas se informen y, si tienen alguna duda acerca su diagnóstico, realicen diversas consultas. Lo más importante es poder realizar un diagnóstico temprano, tratarlo, combatirlo y abrazar la vida. La información es vital para actuar a tiempo.
Para mayor información podes consultar en la web de Linfomas Argentina.