La empresa estadounidense Chevron fue condenada por la justicia de Ecuador a pagarle a ese país 9.511 millones de dólares por el perjuicio ecológico causado por sus explotaciones en la Amazonia ecuatoriana.
chevron-ran-clean-up-ecuador-oilEl fallo de última instancia de la Corte Nacional de Justicia ratificó la condena que pesaba sobre la petrolera norteamericana. El dictamen fue contundente, la compensación a Ecuador será multimillonaria y tal vez sirva para enmendar los daños ambientales y sociales producidos por sus políticas de explotación.
Ecuador y la compañía estadounidense venían manteniendo un litigio judicial desde hace varios años a raíz de la denuncia contra Chevron de un grupo de 30.000 indígenas y campesinos amazónicos que aseguran sufrir cáncer y otras enfermedades a causa de la contaminación de fuentes hídricas por parte de la firma estadounidense.
Anteriormente a esta sentencia confirmatoria del máximo tribunal de justicia ecuatoriano, la corte de la provincia de Sucumbíos, al noreste del país, había reclamado a la empresa que diera disculpas públicas, y el monto a pagar a las autoridades era aún mayor. Ahora  se le perdonó a Chevron una parte del monto, pero no todo. El monto original era de 19 mil millones, ya que la petrolera no pidió el perdón que se le había exigido por los daños ambientales imputados.
En el texto se ordena el desembolso de 8.646.160 millones de dólares más “el diez por ciento que se manda pagar y determina la ley de gestión ambiental por concepto de reparación a nombre del Frente de Defensa de la Amazonia”.
ecuador-true-cost-of-chevron-2La petrolera, previamente, presentó impugnaciones al juicio en las cortes de New York y La Haya, aunque ambos procesos continúan en curso. La compañía sostiene que Ecuador debe hacerse cargo de la millonaria indemnización, ya que considera que los daños en la Amazonia son responsabilidad de la petrolera estatal ecuatoriana. Sin embargo, la postura de la empresa no ha tenido aceptación, como tampoco la acusación de que los querellantes han sobornado a los magistrados.
Por parte del gobierno ecuatoriano se ha manifestado que no va a cesar en su intención de defender el prestigio del país ante estos casos de contaminación, a la vez que dijo que el fallo es legítimo.
Una vez conocido el fallo de la corte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador señaló que la sentencia certifica la responsabilidad de la corporación petrolera. Esta decisión «supone la última instancia en la causa interpuesta por los pobladores afectados ante los daños causados por la contaminación de Chevron», expresó el ministerio en un comunicado.
La actividad de Chevron
La empresa explotó el crudo en la región de las actuales provincia de Sucumbíos y Orellana (centro-norte de Ecuador) durante 26 años, entre 1964 y 1990. Tras salir del país, la empresa dejó en aquella zona pasivos ambientales que han sido denunciados por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.
Pia-Fracking-01La denuncia indica que la petrolera hizo el vertido de unos 680 mil barriles de crudo a los ríos, flora y fauna de las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos. El representante legal de Texaco, Rodrigo Pérez Pallares, reconoció que su compañía vertió 15.834 millones de galones de agua tóxica (aproximadamente 64 mil millones de litros), que son altamente cancerígenos.
Durante ese período se quemaron 235 mil millones de pies cúbicos de gas al aire libre (más de 6 mil millones de litros). El presidente Correa afirmó que esa catástrofe supera 85 veces al derrame de British Petroleum en el Golfo de México y 18 veces al desastre de Exxon Valdez, en las costas de Alaska.
El equipo de los abogados demandantes, liderados por Pablo Fajardo, han iniciado acciones de cobro de la penalización en países como la Argentina, Brasil y Canadá, donde Chevron tiene activos pasibles de embargo, a diferencia de Ecuador, donde la compañía no cuenta con ellos. Fajardo señaló que en las próximas semanas y meses emprenderán procesos en otros países y dijo que esas próximas acciones tendrán “más fuerza que antes”.
La contienda tiene, por un lado, a Chevron: una empresa internacional que se creía al margen de las leyes, mientras que Ecuador es un país con carácter para enfrentar al poder económico internacional. La lucha continúa.

Deja una respuesta