Kansas City Chiefs, liderados por el mariscal de campo Patrick Mahomes, remontaron 10 puntos en el cuarto periodo y vencieron a los 49ers de San Francisco por 31 a 20 y se proclamaron campeones del Super Bowl LIV de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que se disputó en el Hard Rocks Stadium de Miami.

La previa del encuentro marcaba una final diferente, donde ambos equipos ansiaban cortar años de sequía. Por un lado, los Jefes llevaban 50 años sin llegar al partido decisivo por el trofeo Vinci Lombardi. Por su parte, los 49ers obtuvieron su último campeonato en 1994 (Patrick Mahomes ni siquiera había nacido por aquel entonces).

Las expectativas eran altas al ver enfrentadas a una de las mejores ofensivas de la liga (Kansas City) contra la segunda mejor defensa de toda la NFL (San Francisco). Solo los Patriots de Nueva Inglaterra los superaron en ese rubro.

La previa también estuvo repleta de emociones por homenajes a Kobe Bryant. Antes del partido, varios jugadores salieron con camisetas de la leyenda de Los Angeles Lakers. Casos como el de Richard Sherman de los 49ers, quien vistió la camiseta con el número 8, mientras que otros personalizaron sus zapatillas con colores del equipo angelino y con frases de «Black Mamba» y el #24, el segundo dorsal que Kobe llevó en sus 20 temporadas en la NBA.

La NFL también brindó un minuto de silencio en memoria de las nueve víctimas del accidente de helicóptero que sucedió el pasado domingo en Calabasas. Entre los fallecidos se encontraba la hija de Kobe, Gianna Bryant, de tan solo 13 años.

La finalísima

En el encuentro, los Chiefs comenzaron mal a pesar de haber tenido la primera posesión y solo lograron 3 jugadas para después despejar el balón. Por el otro lado, San Francisco fue más acertado con una serie en ataque que los llevó a la zona roja y Robbie Gould lo cambió por los primeros tres puntos del encuentro con un gol de campo.

Sin embargo, Patrick Mahomes despertó y lideró una serie ofensiva que terminó en la yarda 1 para que él mismo hiciera un engaño y anotara un touchdown con punto extra. Los 49ers contestaron rápidamente con una serie de acarreos (la especialidad del equipo) y llegaron a la yarda 20 para que Jimmy Garoppolo le envíe un pase a Juszczyk, quien se quitó al defensivo para alcanzar la zona de anotación. El encuentro se mostraba entretenido y el marcador llegó 10-10 al medio tiempo.

En la segunda etapa, 49ers volvieron a pisar fuerte y anotaron un gol de campo, el cual les regresó la ventaja por un momento y después le interceptaron a Patrick Mahomes para capitalizar otro ataque y ponerse por 10 puntos arriba con un TD de Raheem Mostert desde la yarda 1.

La ofensiva de Kansas City no lograba avanzar y la línea no podía detener a la defensa rival, haciendo que el mariscal tuviera poco tiempo para lanzar. Cerca de finalizar el tercer periodo, Mahomes reaccionó y, en menos de 3 minutos, logró un TD con pase a Travis Kelce para dejar el partido a diferencia de 3 puntos. Además, la defensiva de Kansas pudo parar a San Francisco y así tuvo otra oportunidad para sumar puntos.

La remontada se concretó en el cuarto cuando Patrick Mahomes volvió a conseguir otro TD de la mano de Damien Williams y así dieron la vuelta al marcador. A dos minutos del final, los Jefes se mantenían arriba 24-20 y la defensiva necesitaba hacer bien su trabajo para frenar al quarterback Jimmy Garoppolo para capitalizar el título, y así fue: Damien Williams se escapó de un acarreo y, ante el rugido ensordecedor del estadio, anotó su segundo TD de la noche para darle la victoria definitiva a Kansas City.

Con segundos en el marcador para finalizar el encuentro, el entrenador de los Chiefs, Andy Reid, se mostró emocionado al verse empapado por sus dirigidos que le echaron contenedores repletos de bebidas energéticas por sobre los hombros. La alegría de Reid no es para menos: el entrenador logró su primer título como coach al mando en las 21 temporadas que lleva en la liga, y de esta manera se toma revancha de aquella final que se le escapó con los Filadelfia Eagles hace 15 años atrás.

Cuando el árbitro dio por concluida la gran final de la temporada 100 de la NFL, las cámaras fueron a buscar a Patrick Mahomes que, con 24 años, se convirtió en el mariscal de campo más joven en obtener el MVP de temporada y el Super Bowl.

Además Reid, histórico de la liga, y Mahomes, presente y futuro, se fundieron en un profundo abrazo para celebrar que, luego de 50 largos años, el codiciado Vinci Lombardi por fin volverá a Kansas.