Tras la declaración por parte del expresidente brasileño, Lula Da Silva, de su deseo de que Daniel Scioli sea elegido como próximo presidente argentino, el exmandatario del vecino país será condecorado como visitante ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

La iniciativa corrió por parte del legislador porteño Gabriel Fuks (Frente para la Victoria), quien señaló que «estamos muy contentos de poder distinguir a uno de los fundadores de la nueva era política en Latinoamérica. Lula, junto a Néstor Kirchner, supieron levantar las banderas de la Patria Grande, reforzando el Mercosur».

El proyecto, presentado por el vicepresidente del bloque kirchnerista en la Legislatura Porteña, fue aprobado el último jueves y el dirigente brasileño fue declarado Visitante Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires en vísperas de su vista al país que tendrá lugar esta semana. Además, la iniciativa recibió el acompañamiento de las diputadas Lorena Pokoik, Gabriela Alegre, Claudia Neira, Paula Penacca (FpV), y sus pares Edgardo Form (Partido Solidario) y Pablo Ferreyra (Seamos Libres).

El acto de homenaje tendrá lugar este miércoles 9 a las 14 horas en la sede de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), ubicada en Sarmiento 2037.

Lula estará en la ciudad desde el 8 al 11 de septiembre y realizará diversas actividades académicas, políticas y sociales. Principalmente, acompañará en diversas actos de campaña al gobernador bonaerense Daniel Scioli. Entre ellas estará presente en la inauguración de una nueva Unidad de Pronta Atención 24 Horas en José C. Paz. Cabe destacar que este modelo sanitario fue tomado del existente en Río de Janeiro y ya está presente en 10 municipios bonaerenses.  El jueves Lula expondrá en el 3º Congreso Internacional de Responsabilidad Social en La Rural y por la tarde de ese día será premiado con el doctorado honoris causa en la Universidad Nacional de La Matanza.

El último día de la gira, el viernes 11, se reunirá con Scioli y un grupo de empresarios.

Respaldo a la continuidad

Antes de emprender esta gira, Lula Da Silva realizó declaraciones en las que manifestó su deseo de que el candidato oficialista, Daniel Scioli, «gane las elecciones» presidenciales. «Desde Brasil obviamente yo hincho para que Cristina (Fernández) consiga que sea elegido el sucesor que ella quiere ver en la Presidencia. Y más todavía cuando el sucesor es Scioli. Yo hincho para que Scioli gane las elecciones», expresó.

Además, Lula opinó que no se puede retroceder en las relaciones entre Argentina y Brasil. «Ya vivimos la etapa de Carlos Menem (1989-1999) y Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) cuando fueron desmontados el Estado argentino y el Estado brasileño», sentenció.

«Tenemos todas las condiciones para discutir el futuro. Por eso me gustaría que ningún país retrocediera. Que en este caso la Argentina no retrocediera. Por eso quiero la victoria del candidato que vea la solución en la Unasur, en el Mercosur, en la integración. Es muy importante», sostuvo Lula y destacó la buena relación que tuvo con Néstor y Cristina Kirchner.

Igualmente, aclaró que respeta «el derecho del pueblo argentino a elegir a quien quiera como presidente» e indicó que «Brasil tendrá que convivir con quien gane las elecciones en la Argentina». Sin embargo, consideró que «sería extremadamente importante que gane quien tenga vocación integracionista y latinoamericanista y no quien piense que la solución está en el Norte y que el Norte será el salvador».

En ese sentido, sostuvo que hay que «buscar más que nunca» intensificar las relaciones en el Mercosur, y que las políticas económicas no pueden estar basadas «en la idea de que el Norte es la palanca». No hay que «pensar que tengo que ser bueno con Estados Unidos, o Europa, o China, porque me van a ayudar. No. Los primeros amigos de nosotros, somos nosotros mismos», en América del Sur y en el Mercosur, agregó el dirigente del Partido de los Trabajadores.

«Hagamos más política cara a cara. Brasil y la Argentina, Brasil y Venezuela, Brasil y Uruguay, y puedo nombrar a todos los países, ya hicimos todo lo que era posible para explotar nuestro potencial», afirmó.