Un Estado policíaco es aquel que espía la vida íntima de sus habitantes, al estilo de la novela «1984» de George Orwell, la que introduce el concepto del omnipresente y la vigilancia masiva sobre la ciudadanía.
El Estado policíaco vulnera, en cierto sentido, los derechos civiles y políticos consagrados en las diferentes constituciones en todo el mundo. Quienes no apoyan este accionar estatal hablan de un atropello a causa de guardar, analizar y utilizar la información de sus ciudadanos, que los Estados afirman utilizar esta información para detectar «terroristas», «traidores a la patria» y cualquier tipo de anomalía que «no les guste».
En China, por ejemplo, existe lo que informalmente se conoce como el «Gran Firewall», que filtra todos los mensajes que circulan por internet sin excepción, llegando a arrestar disidentes por días o años. Y, a raíz de las pruebas aportadas por el topo Edward Snowden sobre el sistema PRISM empleado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), quedan claras las intenciones del Gobierno de los Estados Unidos.
En la Argentina, la implementación del sistema SIBIOS (amparado en una ley de la dictadura) exige a todos los argentinos estar registrados con un DNI para obtener datos biométricos de todo tipo. Oficialmente, se ha destacado la posibilidad de reconocer facialmente a las personas desde las cámaras de vigilancia, usando esta gran base de datos sin tomar en cuenta derechos básicos. Si a este contexto se consideran las revelaciones del Proyecto X, donde recabó información sobre opositores y organizaciones civiles, cabe preguntarse sobre las intenciones del Estado argentino con estas iniciativas.
 
El Partido de la Red y la organización activista Anonymous Argentina han organizado este martes 11 de febrero una marcha a las 18 horas en el Obelisco de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en contra de estas medidas de vigilancia masivas (a nivel nacional y global).
Para más información entrá a thedaywefightback.
Artículo elaborado especialmente para puntocero por Joan Milton Cwaik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.