Ya tenemos un Papa argentino. Ahora la celebración de la misa tendrá mayor toque criollo, ya que Francisco celebrará la eucaristía con vino nacional. Tras una firma con las asociaciones de productores vitivinícolas y viñateros, el ministro de Agricultura de la Nación, Carlos Casamiquela, hizo el anuncio oficial y señaló que “se están haciendo 500 litros de vino en la bodega experimental del INTA con uvas de los productores de cada uno de los Centros de Desarrollo Vitícola».
francisco1Por su parte, los directivos del Proyecto de Integración de Pequeños Productores a la Cadena Vitivinícola (PROVIAR) indicaron que la utilización del vino nacional en las misas celebradas por Francisco es una oportunidad para difundir la producción nacional y de lucimiento de esta bebida y la idea es que “el vino de las misas de Francisco sea nada más y nada menos que un auténtico vino argentino, elaborado con uvas de los productores de cada una de las provincias vitivinícolas».
Un vino con uvas de todas partes
Angel Leotta, vicepresidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), explicó que el vino que será usado en las misas será elaborado mayormente con vino sanjuanino pero tendrá toques de uvas del resto de las provincias argentinas vitivinícolas: Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta, Neuquén y Río Negro. Tras una reunión entre Casamiquela y los pequeños productores integrantes de PROVIAR y viñateros asociados a los Centros de Desarrollo Vitícola (CDV), se decidieron las características del producto.
Copa-de-vinoLeotta señaló que el vino “será un torrontés especial, realizado con uvas sanjuaninas” y el mismo será entregado “a mitad de año en representación de la COVIAR” y que “la partida será de un torrontés especial realizado con uvas de Caucete y Media Agua, junto con uvas de otras partes del país. Será un vino especial para un hombre especial, el torrontés ya se está preparando para regalarle al papa Francisco en un viaje que realizará la COVIAR al Vaticano”. El vino será un blanco torrontés especial hecho con uvas del Centro Vitícola de Caucete y Media Agua y con toques de uvas de otras provincias.
El producto será entregado a Su Santidad “después de junio, mes en el que se libera la comercialización de vino nuevo a nivel mundial”, detalló Leotta.
“Será un producto de excelente calidad porque es representativo de la calidad del vino en el concepto mundial, será un regalo representativo de todas las regiones donde se cultiva la vid y se elaboran vinos en la Argentina”, afirmó el directivo.
Otro vino papal
Pero, además de este vino para ser usado en las misas, el Santo Padre ya recibió otro vino, pero esta vez elaborado en su homenaje, aunque un poco por casualidad.
2994_gAsí lo explica Flavia Fernández, propietaria de la bodega Piccolo Banfi, la elaboradora de los vinos Cónclave CCLXVI Gran Corte 2010 y Cónclave CCLXVI Reserva Malbec 2012: “Hace un año, el enólogo nos habló sobre un excelente corte -mezcla de distintas variedades de uvas- que ya estaba listo para lanzar al mercado, y que hoy es el Gran Corte. Iba a ser el primer vino de nuestra bodega, pero había que ponerle nombre. Yo tenía registrado desde hacía 4 años un nombre, porque me gustaba la palabra: cónclave, que significa encuentro, gran decisión. Pero hasta entonces no estaba relacionado con lo que vino después. Aún el papa era Benedicto”.
“Cuando estábamos pensando en las etiquetas y demás, llegó la noticia de que había renunciado el papa. Desde ya, fue impactante en todo sentido. Pensar la etiqueta fue el desafío más alucinante. Era el Cónclave CCLXVI, y decidimos ponerlo en la etiqueta. Y cuando estábamos por imprimir las etiquetas, sale al mundo la gran noticia: ¡Papa argentino, Francisco! Y ahí, como homenaje, le agregamos en conmemoración a su santidad Francisco”, indicó Fernández, dueña de la bodega junto con su marido.
La línea Cónclave CCLXVI tiene dos clases diferentes de vino: uno es un blend de malbec, cabernet franc y cabernet sauvignon mientras que la otra es de la clase malbec. Al Papa se le entregó una de las 2.666 botellas que conforman la edición limitada del Gran Corte, un vino con una crianza de 18 meses en barricas y un potencial de guarda de 12 años.
Estas dos variedades de vino son las dos primeras etiquetas de la bodega Piccolo Banfi, ubicada en Agrelo, Mendoza, y que cuenta con el asesoramiento enológico del winemaker francés Michel Rolland.

Deja una respuesta