Foto: http://www.argentina.ar

Foto: http://www.argentina.ar

El pasado 7 de mayo se dio a conocer en el Boletín Oficial de la Nación una resolución, un tanto visionaria, con la firma del ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Sigue la línea iniciada con la Ley de Identidad de Género que decreta, nada más ni nada menos, que el derecho “al libre desarrollo de la persona conforme a su identidad de género”. Han determinado, con la Resolución 331, ampliar la cobertura del seguro de capacitación y empleo a aquellas personas desempleadas cuya identidad de género difiera de la asignada en el nacimiento.

Foto: http://www.8300.com.ar

Foto: http://www.8300.com.ar

Estamos en presencia de un momento donde la imagen del transexual, travesti y transgénero, articulada por el discurso social desde la diferencia, se está metamorfoseando. Se puede decir que la construcción del género que se da por medio del discurso está evolucionando, está en un proceso de retroalimentación desde lo concretamente social como es la demanda del derecho, hasta este cuestionamiento, cristalizado en la actualización de la legislación. Un fiel reflejo de esto es la definición que da la Ley Nº 26.743, acuñada en mayo del año pasado, que reconoce a la identidad de género como “la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo”. Es un proceso real, social y mundial. Es tangible y nos invita a cuestionar los consensos que acarreamos como cuerpo social.

1

Este nuevo proceso va de la mano con la inclusión. Tal como lo expone la resolución, “con el objetivo de efectivizar el cumplimiento del espíritu integrador de la Ley de Identidad de Género y para promover la inclusión laboral y la igualdad de oportunidades en la obtención y permanencia en un empleo, atendiendo a la situación de vulnerabilidad de la población travesti, transexual y transgénero, deviene necesario mejorar sus condiciones de empleabilidad a través de la implementación de políticas públicas de acción afirmativa”.

Esta medida, resuelta en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, es un gran paso dentro de un camino muy nuevo en nuestro país, un recorrido que comienza a descubrirse y transitarse. El próximo paso nos toca como sociedad: escurrir el reconocimiento desde la diferencia y lograr una inclusión tal, que el seguro de capacitación y empleo deje de ser un eslabón fundamental en la cadena de la inserción laboral.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.