El Gobierno Nacional asumió la responsabilidad por los resultados desfavorables y se enfocó en la figura del presidente Alberto Fernández como principal apuntado en lo que desde el oficialismo denominaron como «derrota» de cara a los comicios por las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) este domingo 12 de septiembre.

«Todos los que estamos aquí le damos importancia a la democracia y no hay nada más importante que escuchar al pueblo, y cuando se expresa es un dato que tomamos muy en serio, muy en cuenta, y acatamos», manifestó el mandatario desde el búnker del Frente de Todos. «A partir de mañana vamos a trabajar denodadamente para que, a la hora de la elección central en noviembre, los argentinos y argentinas nos acompañen, porque seguimos convencidos de que estamos ante dos modelos de país: el que a todos incluye y el que a millones deja de lado».

Al respecto de las cifras a nivel nacional, que contó con una baja en la participación ciudadana con 67,49%, el partido opositor al actual gobierno, Juntos por el Cambio, obtuvo 8.469.988 votos (38,29% del electorado). En segundo lugar se ubicó el Frente de Todos con 6.521.077 votos (29,48%) y el Frente de Izquierda y los Trabajadores – Unidad (FITU) alcanzó 1.000.755 electores (4,52%). Asimismo, cabe mencionar que las demás fuerzas alcanzaron 23,93% (5.294.229). Finalmente, los votos en blanco fueron 833.399 (3,66%).

En la Ciudad

Con una participación de 70,61%, Juntos por el Cambio doblegó al Frente de Todos (FdT) por un amplio margen para diputadas y diputados: 48,19% frente a 24,66%, es decir, 841.205 votos ante 430.467 votos. En tercer lugar sorprendió la colocación de la agrupación La Libertad Avanza que comanda Javier Milei con 238.522 personas (13,66%) que se inclinaron por los de ultra Derecha.

En la lista para las candidaturas futuras, María Eugenia Vidal venció a Ricardo López Murphy y Adolfo Rubinstein por su 32,94% contra 11,24% y 4%, respectivamente. Detrás se acomodó Leandro Santoro del Frente de Todos, que no tuvo contendientes en la interna porteña. Asimismo, Myriam Bregman se convirtió en la representante para el FITU gracias al 5,37% (93.783) frente al 0,86% (14.975 votos) obtenido por Celeste Fierro.

En cuanto a las comunas, el oficialismo porteño se impuso en casi la totalidad de las 15 distribuidas, con excepción de la Comuna 8 que conforman los barrios de Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano, donde alcanzó la victoria el Frente de Todos.

En la provincia

Los resultados generales, que tuvieron una participación de 68,29% para sufragar en territorio bonaerense, arrojan dos lecturas: la primera es que para diputados Juntos por el Cambio se impuso con 37,99% (3.149.989 votos) por sobre el Frente de Todos con 33,64% (2.789.022) y, lejos, en tercer lugar quedó el FITU con 5,22% (432.923 electores). Esto marca el triunfo de la alianza de manera ajustada.

Por otra parte, hay que recordar que Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos) se impuso en la provincia con 33,64% pero no se dirimía con otra precandidatura, lo que establece un piso de votos de cara a las legislativas en el mes de noviembre. Quiénes si se disputaban el futuro potencial cargo fueron Diego Santilli (Juntos) y Facundo Manes (Dar el Paso), que alcanzaron 22,86% y 15,12%, respectivamente. De esta manera, el «Colo» sigue en carrera. José Luis Espert (Avanza Lbertad) y Florencio Randazzo (Frente Vamos con Vos) lograron 4,87% y 3,71%. Completa la lista Nicolás Del Caño (FIT) con 4,19% (347.539), que derrotó en la interna a Alejandro Bodart (1,03%).

El resto del país

En la provincia de Santa Fe, Juntos por el Cambio tuvo cinco precandidaturas para la Cámara Baja, que arrojó un 40,11% del total de sufragios y deja en carrera a Mario Barletta (12,1%). Roberto Mirabella del Frente de Todos se impuso con 19,47% y el partido marcó un total de 29,13%. Mónica Fein del Frente Amplio Progresista recibió 124.385 votos (7,5%). En cuanto a senadores, Marcelo Lewandowski (FdT) superó a Agustín Rossi y recibió 19,85%, y la periodista Carolina Losada marcó 12,24% sobre los 11,4% de Maximiliano Pullaro.

En Córdoba y para las candidaturas de diputadas y diputados, Juntos por el Cambio alcanzó 47,55% (Rodrigo De Loredo logró 27,86%) y Natalia De la Sota de Hacemos por Córdoba no tuvo internas y recibió 24,56%. Completa el podio Martín Gill del Frente de Todos con 10,92%. En la integración de la futura Cámara de Senadores, Luis Juez se impuso con 27,47%. Por el contrario, en Tucumán el oficialismo nacional (con Rossana Chahla a la cabeza) ganó con 49,58% frente a 34,78% de Juntos por el Cambio que lideró Roberto Sánchez. En la categoría para el Senado, Pablo Yedlin sorteó la interna con 29,84%.

En Mendoza, el Frente de Todos sufrió otro revés: 25,18% de Adolfo Bermejo contra 43,02% de Cambia Mendoza (Julio Cobos) para diputados, mientras que para el Senado, Alfredo Cornejo obtuvo 39,08% y Anabel Fernández Sagasti (FdT) 25,23%. En Salta las diferencias fueron mínimas: 30,17% del oficialismo peronista y 29,75% de la alianza de Derecha.

Experiencias ciudadanas

Raúl votó en la Escuela General Mariano Acha en la Ciudad de Buenos Aires y tuvo una demora de más de 2 horas al momento de sufragar: «Debemos preguntarnos hasta cuándo vamos a seguir en esta pelea interna. Mientras lo hacemos, los que nos gobiernan lo único que esperan es poder seguir teniendo más poder y dinero. Los ciudadanos que impulsamos el crecimiento de nuestro país, y que el sistema nos llevó a perder muchas veces, nos caemos y volvemos a levantarnos».

Por su parte, Mariana fiscalizó en el barrio de Belgrano en la Comuna 13 y observó que hubo menos deserción de la que esperaban. Además, expresó que en reiteradas ocasiones los seguidores de Javier Milei se acercaban para diseminar rumores sobre el cierre de comicios, y notó una alta participación ciudadana de adultos mayores. «Dato de color: el Frente de Todos no contó con fiscales, pese al aparato político que tienen» y «no hubo casi corte de boletas». «Si algo mostró esta elección es la falta de conocimiento de ciudadanía y autoridades de mesa es qué se votaba. No sabían si abrir el sobre y cerrarlo, nos falta mucha educación sobre el acto electoral mismo, sobre los comicios», advirtió.

«Escuchamos el veredicto con mucho respeto, hubo errores que hemos cometido y que no debemos cometer», manifestó Alberto Fernández. «Tengo por delante dos años de gobierno y no voy a bajar los brazos». «Lo que más necesitamos es avanzar, con justicia social, desarrollo, producción, educación pública y salud publica», adelantó y recordó que «eso me trajo a Casa de Gobierno junto a Cristina, con los mismos ideales, convicciones y escuchando el mensaje del pueblo».

Finalmente, el Presidente adelantó que «con vocación democrática, que siempre hemos tenido, en noviembre vamos a dar vuelta esta historia».