El exsecretario de Transporte del kirchnerismo, Ricardo Jaime, fue condenado a seis meses de prisión por parte del Tribunal Oral Federal 2 de Córdoba. Este está integrado por los jueces Fabián Asis, José María Pérez Villalobo y Carlos Lascano. Igualmente no irá a la cárcel ya que la pena quedó en suspenso.
ricardo_jaimeEl presidente del tribunal, Asis, leyó la sentencia: “El Tribunal Oral Federal N°2 de Córdoba por unanimidad resuelve: condenar a Ricardo Raúl Jaime, ya filiado en autos, como autor penalmente responsable del delito de sustracción de documentos destinados a servir de prueba ante la autoridad competente, en grado de tentativa, e imponerle en tal carácter la pena de seis meses de prisión en suspenso, con costas”. A continuación, se le imponían “las siguientes reglas de conducta: fijar residencia de la que no deberá ausentarse sin autorización del Tribunal y someterse al cuidado del Patronato de Presos y Liberados de su lugar de residencia”.
El fallo condenatorio fue dictado por un robo de pruebas ocurrido durante un allanamiento. Eran unas tarjetas que lo vinculaban con empresas. El hecho ocurrió durante una inspección policial en la casa de la hija de Jaime en Carlos Paz, donde el exfuncionario había fijado su residencia tras su divorcio. De acuerdo a la información recolectada en la causa, Jaime intentó apropiarse de elementos de pruebas durante un allanamiento realizado en el marco de un expediente por enriquecimiento ilícito que investiga la justicia federal de Buenos Aires.
Los elementos sustraídos eran tarjetas personales con su nombre y que lo vincularían a hechos de enriquecimiento ilícito que están siendo investigados.
casa hija jaimePor la mañana, cuando llegó al tribunal, Jaime se mostró tranquilo y confiado: “Creo que va a salir todo bien”, señaló, y frente a los jueces expresó: “Solo quiero decir lo que dije en mi declaración. Niego totalmente los hechos que se me imputan y voy a esperar lo que dictamine el Tribunal”.
Tras conocerse la sentencia, el abogado de Jaime, Marcelo Brito, señaló que su defendido apelará el fallo, al que calificó de “político”. “Es un fallo político, porque para dictar una sentencia condenatoria es necesario respetar las reglas del juicio», explicó el abogado y agregó que “a un juicio de certeza, solo se llega cuando toda la prueba indica que no cabe la más mínima duda, acá no fue acreditado absolutamente ningún extremo de la imputación, por lo que apelaremos la sentencia” ante la Cámara Federal de Casación Penal, con jurisdicción en Buenos Aires.
Además, el defensor señaló que el hecho de que Jaime sea el acusado afectó el fallo del Tribunal: “Los jueces se apartaron claramente de la ley. No me cabe ninguna duda de que, si en vez de Jaime otro hubiera sido el imputado, jamás con esa prueba hubiera llegado al juicio”, aseguró Brito.
«Obviamente yo pensaba la absolución», manifestó Jaime tras ser notificado de la condena y se mostró “contrariado” por la misma.

Jaime y su abogado Marcelo Brito. Foto: Mario Sar
Jaime y su abogado Marcelo Brito. Foto: Mario Sar
El proceso se inició el martes pasado tras ser postergado durante un mes debido a que Jaime se mantuvo prófugo de la Justicia tras librarse un pedido de captura en Buenos Aires y Córdoba hasta que el Tribunal lo rechazó. Esta es solo una de las veinte causas en las que está acusado Jaime y la pena que el Código Penal prevé para este tipo de delito va de los 15 días a los dos años de prisión y, si el condenado no tiene una sentencia previa, es excarcelable.
Por su parte, el fiscal Maximiliano Hairabedian, que había pedido un año de condena en suspenso, expresó su conformidad por el fallo y consideró que “el Tribunal falló en función de la tesis planteada por la Fiscalía, es decir, que el hecho ocurrió”.

Deja una respuesta