Bayern Munich y Tigres de Monterrey se disputaron una inédita final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Qatar para definir al campeón de la inusual temporada 2020. El encuentro, jugado este jueves en Qatar, tuvo lugar en el modernísimo Qatar Foundation Stadium a puertas cerradas.

Todo controlado

Ambos equipos brindaron un buen espectáculo en la primera mitad. El plan de Tigres fue mantener alejado a Robert Lewandowski de la pelota, incitando a Bayern a buscar con sus delanteros y volantes externos. Así lo entendió el equipo bávaro, que tomó por las astas la estrategia rival y con Kingsley Koman y Alphonso Davies encontró sus posibilidades más claras. De hecho, por la derecha Joshua Kimmich encontró la red con su remate, aunque el tanto fue anulado por posición prohibida de Robert Lewandowski.

Por su parte, el equipo mexicano no desesperó nunca con la pelota y salió a jugar con templanza ante un equipo claramente superior en presupuesto, nombres e historia. El delantero francés Pierre Gignac estuvo activo en su difícil lucha contra la defensa alemana, aunque no logró sobresaltar a Manuel Neuer.

Final con VAR

Bayern Munich adelantó su línea defensiva y comenzó a ganar terreno cerca del arco de Nahuel Guzmán. Tigres, a gastar sus piernas corriendo hacia atrás, y Gignac y Luis Rodríguez muy poco pudieron hacer contra el fondo alemán.

Lastimosamente, se hace inevitable hablar del VAR en un partido que se definió al promediar la segunda parte por un gol plagado de polémicas de Benjamin Pavard. Kimmich, figura del partido, envió el centro frontal para que Lewandowski (adelantado o no, según se interprete el reglamento acorde a las extremidades superiores del cuerpo) chocara con el arquero y derivara el balón a las piernas del francés, que definió a escuadra vacía. La tecnología convalidó la posición del artillero polaco, pero no vio una notoria mano en el rebote. El tanto debió haber sido anulado.

Luego, Tigres se enojó por unos pocos minutos, pero el equipo de Múnich lo ahogó con facilidad. Para la épica, Nahuel Guzmán fue a buscar un cabezazo en el minuto 94, pero nada logró y el título quedó para el representante del fútbol europeo.

El campeón

Bayern Múnich fue justo campeón de la Copa Mundial de Clubes 2020 disputada en Qatar. A la mancha del gol mal convalidado, se le agrega la soberbia de Hans Flick, su entrenador, que a falta de 20 minutos le bajó el precio al partido sustituyendo a Lewandowski, su principal figura. Año a año, y tras el tremendo dominio de Barcelona y Real Madrid en la década, la diferencia fuera del campo se acrecienta entre europeos y resto del mundo, pero dentro se va haciendo cada vez más chica.

Con este título, los de Múnich redondearon una temporada impecable con 6 títulos ganados sobre 6 jugados, hazaña únicamente conseguida por el Barcelona de Josep Guardiola en 2009. Ya inmersos en la temporada 2021, punteros en la Bundesliga y en octavos de final de Champions League, Bayern sigue con los dientes apretados para competir por nuevos récords.

Formaciones e incidencias

Bayern Munich: Manuel Neuer; Benjamin Pavard, Niklas Sulé, Lucas Hernández, Alphonso Davies; David Alaba, Joshua Kimmich; Serge Gnabry, Leroy Sané, Kingsley Coman; Robert Lewandowski. Entrenador: Hans-Dieter Flick.

Tigres: Nahuel Guzmán; Luis Rodríguez, Diego Reyes, Carlos Salcedo, Jesús Dueñas; Javier Aquino, Rafael Carioca, Guido Pizarro, Luis Quiñones; Carlos González, André-Pierre Gignac. Director técnico: Ricardo Ferretti.

Gol: 60′ Benjamin Pavard (Bayern Munich).

Cambios: 64′ Corentin Tolissó por Serge Gnabry (Bayern Munich), 73 Jamal Musiala por Leroy Sané (Bayern Munich), 73′ Choupo-Moting por Robert Lewandowski (Bayer Munich), 73′ Douglas Costa por Kingsley Coman (Bayern Munich); 80′ Julián Quiñones por Luis Rodríguez (Tigres).

Amonestados: Jesús Dueñas (Tigres), Luis Rodríguez (Tigres), Rafael Carioca (Tigres).

Árbitro: Esteban Ostojich (Uruguay). Estadio Education City, Al Rayán, Doha.