La compañía petrolera estatal acordó este jueves el canje de deuda con sus acreedores, lo que permitirá aliviar las finanzas de cara a la posibilidad de invertir en infraestructura y desarrollar proyectos hasta diciembre de 2022.

De esta forma, YPF anunció que los vencimientos de marzo de este año tuvieron resultados positivos en el periodo de negociaciones y la mayoría de las participaciones fueron aceptadas por un monto total de 630 millones de dólares en intereses y pagos de capital. «YPF alcanzó un nivel de participación del bono corto de 60% y de la totalidad de bonos cercana al 32%, resultando en la emisión de nuevos títulos al 2026, 2029 y 2033 por aproximadamente 2.100 millones de dólares», aseguraron desde la entidad.

Al respecto de la deuda, pudo refinanciarse casi un tercio de esta y permitirá invertir en explotación de hidrocarburos y evitar una caída en default que, finalmente, no sucederá. Precisamente, el 23 de marzo era la fecha de vencimiento de 413 millones de dólares y el acuerdo cumplimenta la normativa del Banco Central de la República Argentina (BCRA) que exige renegociar situaciones similares (un mínimo de 60% de acuerdo para deudas superiores a un millón de dólares) antes del 31 de marzo. «El ahorro de divisas conseguido para el año 2021, considerando la refinanciación de pagos de capital e interés de todos los bonos que ingresaron al canje, supera ampliamente el requerimiento de refinanciación», comunicaron desde YPF.

Finalmente, vale mencionar que las gestiones comenzaron el 7 de enero con propuestas aceptadas por un sector minoritario y, a medida que se acercaba la fecha límite para la firma de los convenios, se sumaron aprobaciones de algunos de los restantes tenedores de deuda. De todas formas, un sector duro no veía con buenos ojos las ofertas de la compañía hasta que se llegó a lo siguiente: cada mil dólares se pagarán 824 en bonos y 283 en efectivo, es decir, una suba de los intereses de 8,5% a 9%.