Como es bien sabido, la ciudad de New York es tan cosmopolita como gastronómica. Los sabores del mundo recorren las calles de la “Gran Manzana”. Las distintas culturas conservan sus tradiciones y recetas autóctonas, que así permiten conocer aunque sea un puñado de su historia culinaria, sabores y aromas característicos.
new-york-hot-dogAl recorrer las áreas más transitadas de la ciudad y donde las agujas del reloj vuelan, se observan miles de locales que ofrecen sándwiches, ensaladas y hot dogs. En estos lugares se genera una concentración de olores un poco desagradable e invasivo, proveniente de la típica fast food. La variedad de bebidas a base de jugos naturales, de origen industrial o de elaboración propia, es increíble. Así como su precio, un tanto elevado. De todas formas se compensa, ya que la jarra de agua es gratuita en la mayoría de los locales para comer. Relajarse durante las comidas y tomarse el descanso merecido luego de haber estado horas caminando es difícil. Uno entra en la vorágine de esta ciudad que nunca para y todo es a velocidad luz. Mucho pop suena a toda hora y varios de los lugares están en penumbras, algunos casi escondidos. En general, tanto durante el día como por la noche, se come muy rápido y se pasa a otro tema. Básicamente es un trámite.
Si nos alejamos de estos focos, el paisaje cambia en forma rotunda. Lo que se desee saborear aquí lo encontramos. Basta con recorrer y dejarse llevar por estas rutas culinarias. Tuve la suerte de encontrarme con muy buenos lugares y, es por esto, que quiero compartir una pequeña selección de recomendados.
En la esquina de 190 Street y St. Nicholas Avenue, en el barrio Washington Heights, Kukara Macara nos deleita con sus sabrosos pescados y mariscos. La carta es muy amplia, abarca desde preparaciones con pollo y vegetales hasta los clásicos de la cocina mexicana. Los precios por plato van desde 8 a 17 dólares y varios de ellos pueden compartirse. En la misma cuadra, a poquitos metros, hay una pescadería muy interesante con productos súper frescos, para llevar o comer ahí. Acá recomiendo probar el salmón con arroz amarillo. ¡Una delicia!

Dig Inn Seasonal Market

Dig Inn – Seasonal market


Dig Inn – Seasonal market tiene varios locales en Manhattan. Podés ver las direcciones en su home page. Este lugar es ideal para los amantes de los vegetales, semillas, cereales y frutas. Son súper naturistas y solo preparan platos elaborados con alimentos de estación. Su filosofía se basa en ofrecer productos de calidad y ricos en nutrientes y, por supuesto, siempre frescos. Además, preparan unas bebidas muy atractivas a base de vegetales y fruta. Los precios para las bebidas rondan entre 2 a 4 dólares y para la comida los 8 dólares.
Digby’s, ubicado en la 5th Avenue y 53 St., tiene una propuesta para quien tiene poco tiempo para almorzar. Sándwiches y ensaladas de varios sabores se pueden pedir aquí, así como también algún bocadito dulce. Los brownies son excelentes. Muy buenos precios y se puede compartir.
French Roast

French Roast


French Roast, con un local en el Upper West Side (Broadway Avenue y 85 St.) y otro en West Village (6th Avenue y 11th St.), está abierto las 24 horas y presenta menú que incluye desayuno, almuerzo, cena y brunch los fines de semana. Para deleitar el paladar con los sabores de la cocina francesa sentado en una de sus mesitas sobre la calle. Las porciones no son abundantes y los precios de cada plato rondan los 15 dólares.
Dean & DeLuca… qué puedo decir de esta firma tan famosa y conocida por sus productos premium. Entrar a uno de sus locales es ingresar a un mundo de sabores, aromas y colores. Desde quesos, embutidos, aceites, salsas y aderezos, vinos, pastas secas, carnes y conservas hasta dulces, bombones, galletitas, mieles, té y café. También se puede comprar comida lista para llevar. Es de visita obligada.
Nizza

Nizza


Nizza, ubicada en 9th Avenue y 45 St., es una trattoria italiana donde se come muy rico. Son recomendables los pappardelle al pesto y los pansoti rellenos de espinaca y ricota, una delicia. Todo lo citado en el menú parece sabroso y dan ganas de probar cada plato. La ambientación es bellísima, con una estética que combina lo moderno con la típica fachada de los restaurantes italianos.
Para comer una buena pizza a la piedra y bien crujiente, nada mejor que John’s Pizzeria. La salsa es muy fresca y los ingredientes de intenso sabor. Lo particular de este restaurante es que está ubicado en lo que solía ser el Gospel Tabernacle Church, por lo que se pueden apreciar los vitrales en el techo y las ventanas. En 44 St. y 8th Avenue, zona de teatros, está para tener en cuenta a la salida de una obra.
Lucy’s Cantina Royale

Lucy’s Cantina Royale


Lucy’s Cantina Royale es un muy buen lugar para disfrutar de la comida mexicana en New York. El local es enorme y su ambientación es genial, tablas de surf y gráficas con los íconos del deporte. Con una terraza muy amplia se luce sobre 34 St. y 8th Avenue. El sabor de esos tacos de carne era espectacular. ¡Vale la pena gastarse unos mangos! Las entraditas rondan los 9 dólares y los platos principales están por los 15.
Y por último, te comento dos lugares en Brooklyn. The Sicilian, para saborear los auténticos sabores italianos con sus pizzas, panes, arrollados y bocadillos de vegetales. Podés pedir pizza por porción. Todo casero, muy rico y a buen precio. Está situado en la zona del Prospect Park, a un par de metros del Brooklyn Museum. En el barrio de Williamsburg, un lugar que me llamó la atención fue Red Bowl, un restaurante de comida asiática en Bedford Avenue y 5th St. Muy recomendable para los fanáticos de esta cocina tan particular, los ingredientes y sabores son maravillosos, especialmente las preparaciones con cerdo. Los precios rondan entre los 6 y 10 dólares por porción.
Y así finalizo este recorrido gastronómico que espero te sea útil si transitás el hemisferio norte del continente.