El Gobierno Nacional publicó el Decreto 4/2021 que faculta a los gobernadores a lo largo de todo el país a restringir la circulación en sus provincias. El texto, que fue publicado en el Boletín Oficial, alerta que «existe alto riesgo sanitario y condiciones epidemiológicas» por coronavirus que «ameritan» por parte de los gobernadores y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires adoptar medidas al respecto.

El documento expresa entre sus consideraciones que, «a partir de la experiencia nacional e internacional, se ha podido establecer cuáles son las actividades que pueden aumentar el nivel de riesgo de transmisión del referido virus y que ese nivel de riesgo podrá variar dependiendo de la limitación de la cantidad de personas participantes en las mismas y la implementación y cumplimiento de protocolos estrictos» y que «la dinámica actual de la transmisión y la aparición de nuevos casos se origina principalmente en actividades sociales y recreativas nocturnas que implican contacto estrecho prolongado, en espacios cerrados con escasa ventilación o abiertos con aglomeración de personas que dificultan el uso de tapabocas/nariz y el mantenimiento de la distancia física, y conllevan alto riesgo de transmisión, en especial en los grupos de jóvenes que luego se constituyen en agentes de transmisión hacia los grupos de mayor riesgo» y que esta situación se puede ver agravada por el consumo de alcohol, ya que el mismo facilita el relajamiento del cumplimiento de las reglas de conducta y distanciamiento.

Por lo tanto, manifiesta que amerita que los gobernadores y gobernadoras adopten medidas cuando se cumplan los siguientes parámetros sanitarios: la razón de casos, definida como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días y el número de casos confirmados acumulados en los 14 días previos, sea superior a 1,20; y cuando la incidencia definida como el número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por cien mil habitantes sea superior a 150.

En su segundo artículo observa la situación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) para indicar que deben priorizar la limitación de la circulación en horario nocturno. Y en el cuarto artículo menciona que aquellas autoridades que dispongan medidas restrictivas pueden solicitar la cooperación al Ministerio de Seguridad o a otras autoridades para realizar controles en rutas, vías de acceso, espacios públicos y otros sectores estratégicos.

El decreto entró en vigencia desde el día de su publicación el 8 de enero y podés leer el documento completo acá.

«Ninguna restricción»

A propósito, el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, expresó en sus redes sociales la situación sanitaria actual: «Desde diciembre, la tendencia a la baja que veníamos teniendo desde agosto cambió. Primero el descenso empezó a disminuir, y ahora en los últimos días estamos viendo un aumento exponencial en la cantidad de casos diarios. Los datos son muy claros. Mientras hace un mes teníamos un promedio diario de 350 casos, hoy tenemos 942. Este promedio es de los últimos 15 días, en donde tuvimos algunos días con más de 1.500 casos». Sin embargo, también aclara que la ocupación de camas de terapia intensiva del sector público se ubica en un 28%, un número menor en relación a otras circunstancias con la misma cantidad de casos.

Respecto al decreto, Santilli mencionó que «no vamos a avanzar con ninguna restricción total a la circulación. Porque no creemos que esa sea la mejor solución en este momento epidemiológico y social, porque queremos cuidar a las pymes y cuidar el trabajo de la gente en un año tan difícil. Lo que sí vamos a hacer es reducir los encuentros sociales tanto en espacios abiertos como cerrados y evitar las aglomeraciones de personas a la noche. Para eso, a partir del domingo a las 0 horas los comercios y locales gastronómicos van a estar cerrados entre la 1 y las 6 de la mañana. Quiero aprovechar para agradecer a los locales gastronómicos, y a los teatros y comercios, por la responsabilidad con la que vienen cumpliendo los protocolos, y también se va a reducir a 10 la cantidad de personas permitidas en reuniones sociales». Podés encontrar la comunicación completa acá.

Por su parte, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, anunció que la provincia no aplicará las restricciones nocturnas. «Nosotros vamos a seguir con el sistema del trabajo con el cual veníamos hasta hoy: la actividad productiva e industrial está abierta las 24 horas, comercios en temporada pueden funcionar hasta las 23 y bares y restaurantes continúan hasta la 1», y aclaró que su forma de prepararse para la segunda ola será con el incremento de testeos y camas de terapia intensiva. En la misma línea, la provincia de Mendoza considera que aún los números no son representativos como para adoptar esa restricción, aunque sí proponen reforzar la campaña de concienciación.

Reducir actividades

La provincia de Buenos Aires procura garantizar la temporada turística, sin embargo, en los municipios que se encuentran en fases 3 y 4 se suspenderá entre las 1 y las 6 horas toda actividad comercial, artística, deportiva, cultural, social y recreativa, exceptuando las actividades productivas manufactureras, agropecuarias y todas aquellas definidas como esenciales de acuerdo a la normativa vigente. Se van a reducir las actividades sociales, recreativas y familiares a grupos de hasta 10 personas en espacios cerrados y abiertos, también restringir el uso de transporte de pasajeros urbano a personas alcanzadas por las actividades y servicios definidos como esenciales. También se anunció un refuerzo de controles y de multas elevadas a las actividades no permitidas.

Santa Fe informó que adherirá a los contenidos del decreto correspondientes a los límites a la circulación y, que este será efectivo en el territorio provincial, a partir del día lunes 11 a las 0 horas. En el caso de Chaco, el gobierno de Jorge Capitanich anunció una “alarma sanitaria” entre las 0 y las 6 hasta el 21 de enero, salvo de jueves a domingos donde estará habilitado el funcionamiento de bares y restaurantes hasta las 2. En La Pampa, Sergio Ziliotto resolvió prohibir la circulación de personas de 1 a 6:30 horas con excepción de trabajadores esenciales, se extiende la suspensión de los encuentros sociales, todas las actividades deben finalizar a las 0 horas, con la extensión de 30 minutos para los locales gastronómicos hasta el lunes 18 de enero, por lo menos. Y en la misma línea, el gobierno santiagueño de Gerardo Zamora, además, incorporó el PCR negativo como requisito para ingresar a la provincia.

En el caso de Catamarca, el gobernador Raúl Jalil confirmó que el próximo lunes se realizará una reunión con la Comisión Sanitaria para evaluar las medidas a seguir. Entre Ríos dispuso restringir la circulación entre la 1 y las 6 horas desde el 9 de enero al 24, inclusive con una tolerancia de 30 minutos. Asimismo, establecieron “la restricción de la actividad comercial” en la misma franja horaria. En Río Negro, la gobernadora Arabela Carreras mantendrá una reunión virtual este sábado con las cámaras de Turismo y Empresariales de la Provincia y durante el fin de semana se evaluará la situación para definir la normativa provincial.

En cuanto a Misiones, se expuso que, “teniendo en cuenta el decreto que se publicó, acá ya habíamos avanzado en la semana con los diferentes municipios, donde hay riesgo epidemiológico, sobre las medidas a tomar en cada uno de estos”, y agregaron que van a continuar con esa modalidad de trabajo conjunto con los municipios. Por ejemplo, Posadas decidió suspender los eventos sociales, culturales, espectáculos y shows que se desarrollen en todos los establecimientos gastronómicos, bares y heladerías. Y los locales que ofrecen servicio de mesa no puede exceder de un máximo de cinco personas por mesa. Algunos municipios que optaron por medidas restrictivas son Candelaria, Oberá, Apóstoles y Garupá, entre otros.