«Bombonerazo» podría llamarse al triunfo del equipo de Ramón Díaz por 2-1 ante Boca Juniors. Primero porque hacía 10 años que no lograba vencer en territorio rival, lo hizo sin su gente y con el gol del jugador menos esperado: Ramiro Funes Mori.
la foto 2El primer tiempo fue movido, con un Boca superior y un River Plate que pisaba el área sin chances concretas o inconclusas. El empuje era de Manuel Lanzini, Teófilo Gutiérrez y Fernando Cavenaghi, pero las chances más claras fueron en el arco que defendía Marcelo Barovero, una de las figuras de la tarde noche, que sacó dos remates claros de gol a Juan Manuel «Burrito» Martínez. El visitante sufría por la derecha, donde el local tenía superioridad numérica.
Hubo polémica en la segunda etapa, pero en la primera hubo una jugada menos tecnológica, porque con repeticiones varias uno puede darse cuenta del offside de Teo Gutiérrez en el primer gol y que no había córner en el segundo tanto millonario, pero peor fue no haber cobrado un claro penal de Eder Álvarez Balanta sobre Fernando Gago por un agarrón a la altura del cuello, con los clásicos forcejeos dentro del área. Carlos Bianchi en conferencia de prensa se quejó del arbitraje por los dos goles, pero no dijo nada sobre esa jugada.
la foto 5 (2)El cero se rompió a los 13 minutos del primer tiempo, con la asistencia de Teo a Manuel Lanzini, que se metió entre los centrales y definió cruzado ante la salida de Agustín Orión. 10 minutos después la falta cerca del área fue medio empate para Juan Román Riquelme, que pateó un tiro libre prácticamente inatajable para cualquier arquero. Chicana de por medio entre el ídolo de Boca y Ramón Díaz, con el DT de River que le dijo: «La vez pasada me saludaste en el Monumental y perdimos, esta vez los tres puntos me los llevo yo». El 10 le dijo que no ante la atenta mirada de Alejandro Sabella, que fue a ver a Orión y a Gago y tuvo una bandera dedicada para que lleve a Carlos Tevez al Mundial de Brasil.
Como todo clásico, se jugó con nervios, todo muy trabado y cuando corrían 42 minutos Manuel Lanzini avanzó, llegó al área y Hernán Grana se barrió para quitarle la pelota, que dio en el pie del volante ofensivo y tendría que haberse cobrado saque de arco pero, a primera impresión, Néstor Pitana no vio lo mismo. El córner desde la izquierda fue al área, Agustín Orión salió a un lugar donde la bola no fue y Ramiro Funes Mori se elevó entre todos para poner un cabezazo al ángulo, cruzado, que era el 2-1. El mellizo reemplazó a Leonel Vangioni, suspendido dos fechas por un patadón ante All Boys.
la foto 1 (2)Los jugadores de River se abrazaron con el pitazo final bajo una lluvia de silbidos y cantitos que le recordaban al equipo de Núñez su paso por la Primera B Nacional. Pasaron 10 años desde aquel cabezazo de Fernando Cavenaghi que le dio un triunfo a River en La Bombonera. Esta vez fue Ramiro Funes Mori quien concretó la chance que su hermano desperdicio hace 4 años.
Ahora River está a un punto de Colón, el único líder del Torneo Final, pero quedará en anécdota. Diez años después, el equipo de Núñez ganó y sin sus hinchas, como lo hizo Boca en una Copa Libertadores allá hace diez años atrás, como lo hizo en el Torneo Inicial 2013 en el Monumental. El fútbol, como el resto de los deportes, dio revancha y el Millonario tuvo una segunda oportunidad ante los xeneizes.
Los goles



El video para motivar a River
El vestuario visitante lució fotos de los jugadores, las luces se apagaron y las imágenes recordaban los clásicos a lo largo del tiempo y pedía ganar en la Bombonera «y ser leyenda».