Rosario Central, Independiente y Arsenal pasaron a los octavos de final de la Copa Sudamericana y se enfrentarán a los terceros de la Copa Libertadores. San Lorenzo de Almagro, Newell’s Old Boys, Talleres de Córdoba y Lanús quedaron eliminados.

El Grupo A dejó sensaciones a medias. En el inicio parecía que se disputarían el primer puesto el «Canalla» y el «Cuervo». Sin embargo, no fue así. Los de Boedo fueron los primeros eliminados. Los rosarinos dieron una muestra de carácter con un equipo que mezcla experiencia y juventud. Estos últimos son gran parte del funcionamiento. Cabe mencionar que Central solo perdió el primer partido en Paraguay frente a 12 de Octubre.

El Grupo B se lo quedó Independiente de punta a punta. Los hinchas del «Rojo» no están contentos, ya que el estilo de juego no es el que los identifica. De todas maneras, hay que destacar que con una gran cantidad de jugadores que salieron del club volvió a ser un equipo que pelea en la Sudamericana tanto como en el torneo local. Su juego ofensivo no es el mejor: convirtió 11 goles, mientras que Montevideo City Torque, el segundo de la zona, hizo 15.

Al igual que en la Libertadores, la sorpresa de la Sudamericana es un equipo argentino. Arsenal clasificó en un final no apto para cardíacos. El comienzo del torneo no fue el mejor, ya que cayó en la primera fecha con Bolívar y empató de local frente a Ceará. Llegó a la última fecha sin depender de sí mismo. Tenía que ganar, lo hizo por 3 a 1 y esperó a que los brasileños no le ganen a Jorge  Wilstermann: perdieron 1 a 0. Hasta el momento, Arsenal tiene el presupuesto más bajo de los octavos de final.

Por su parte, Newell’s no pudo levantar cabeza ni con la llegada de Germán Burgos, a quien diversos periodistas españoles afirmaban que era el que sabía en el cuerpo técnico de Diego Simeone. La «Lepra» fue un equipo al que le faltó gol, con falencias en ataque, pero también le escasea un orden defensivo. Pablo Peréz, Ignacio Scocco y Maximiliano Rodríguez tienen un notorio bajón futbolístico por el paso de los años.

Finalmente, Talleres de Córdoba y Lanús hace tiempo cuentan con proyectos deportivos e institucionales. Por eso, la salida temprana de la Sudamericana es sorpresiva. Los cordobeses sufrieron el inicio de la competencia, ya que se notó la falta de plantel para disputar dos competencias. Luego se le hizo difícil remontar puestos de clasificación. El «Granate» sufrió la mala suerte de tener en el grupo a un gigante del continente como lo es Gremio. Quedó como segundo en la zona aunque, de todas maneras, sirve como experiencia para la gran cantidad de juveniles que tiene, sobre todo en el mediocampo.