A continuación voy a dar unos breves consejos sobre el trabajo en la oficina. Pero si esperan que hable sobre la excelente serie “The Office” en cualquiera de sus dos versiones o sobre alienación en el marxismo, chistes típicos internos, salidas a bares luego del horario laboral o de las estadísticas que indican que la amplia mayoría no soporta a su jefe, este no es el artículo que esperaban. Hoy va a ser con otro tono, con otra onda. Aunque se vea extraño, tal vez esta sea la mejor sección para ubicar este texto. Quienes más “elementos de oficina” usan, como pueden ser pantallas, monitores, teclados, asientos ergonómicos, etc., son muchas veces las personas más interesadas en las novedades tecnológicas. Aunque la salida a tomar algo me guste, la “primera medida” sobre el uso de estas herramientas en el trabajo, es que aconsejo la visita a un oftalmólogo al menos una vez al año. Debido al uso continuo de la computadora, lo mejor para no deteriorar la vista es tomar como mínimo un descanso visual cada 45 minutos, haciendo foco en un punto distante unos metros más allá del monitor. Además, este debe situarse a una altura media con respecto a los ojos y, de tener una inclinación, el ángulo del monitor no debe superar los 25°.
Afortunadamente, la vida del monitor CRT (“tubo de rayos catódicos”) está llegando a su fin, y está siendo remplazado desde hace tiempo por el LCD (“pantalla de cristal líquido”) y su recomendable versión OLED (sistema que, al recibir corriente eléctrica, es mucho más luminoso, porque cada píxel emite luz propia). Dicho sea de paso, la empresa Sharp desarrolló un monitor en el cual dos personas pueden ver diferentes programas en simultáneo. Esto consiste en pequeñas barras paralelas que solo son visibles desde determinado ángulo o posición con respecto a la pantalla.
Y si hablo de posición, es fundamental brindar especial atención a la postura del cuerpo cuando permanecemos trabajando en nuestro escritorio, ya que muchas veces los dolores de cabeza, el cansancio y malestar en el cuerpo y la visión son provocados por no sentarse correctamente. Cuando nos sumergimos en el mundo de los videojuegos es uno de los momentos en los que peor nos acomodamos en el asiento. Lo ideal es mantener el respaldo del asiento en forma recta vertical. Asimismo, es importante relajar los hombros y evitar tensionar el abdomen. Ya en el ámbito laboral, algunas empresas implementaron en los últimos años un servicio de masajes que va de escritorio en escritorio, pero no todos contamos con este beneficio.
No soy el más indicado para decirlo, pero la alimentación en el horario de trabajo es un tema para tener en consideración. Además, otra pauta para el cuidado de la salud durante la jornada laboral frente a la computadora es siempre cerciorarse de mantener la altura de la silla para que las piernas dibujen un ángulo de 90° con respecto al piso (muslos horizontales). Finalmente, las pausas breves en la oficina, contrario a la creencia común, son más satisfactorias para la salud que las prolongadas. Ah, y antes de tomarme el “break” (ese ansiado momento donde vamos por un café para descomprimir el día) digo que también es aconsejable tener distribuido el teclado de manera que los antebrazos puedan estar siempre apoyados al escritorio. Afortunadamente, hoy existe una amplia variedad de opciones con importes realmente accesibles.