Es una ciudad maravillosa, de belleza encantadora, su magia nos sorprende en cada cuadra, en cada esquina. Buenos Aires es una fiesta que ofrece múltiples opciones, de lunes a lunes, las 24 horas del día. Podemos encontrar aquí un lugar para cada uno de nosotros.

Sin embargo, a quién no le ha pasado alguna vez de salir con todas las expectativas de saborear un manjar en algún restó, o de simplemente comer un sabroso lomito completo o una buena pasta casera que nos traiga recuerdos de nuestra infancia. A la hora de decidir a dónde ir no sabemos qué camino tomar o nos frustramos en el intento. Caminamos y caminamos sin saber a qué lugar entrar, el reloj comienza a correr, los mejores lugares ya tienen en mano una lista de espera, gente aguardando en la puerta, demoras de 40 minutos. Nuestra idea de pasar un momento agradable, relajarnos y charlar con amigos comienza a desvanecerse. Es muy probable que la noche termine en un restorán de mesas vacías, carísimo y de porciones pequeñas, con un personal que nos mira con cara de pocos amigos esperando que ni bien finalicemos con nuestro plato nos levantemos y abandonemos el lugar.

Es por esto que quiero pasar unas pequeñas sugerencias para sacarle el mayor provecho a la noche porteña y no tener estos percances. Son cosas básicas y lógicas, pero muchas veces no las ponemos en práctica.

Planificar con anticipación nuestra salida.

Decidir qué tipo de gastronomía queremos probar: árabe, marroquí, vietnamita, tailandesa, china, japonesa, mexicana, cubana, colombiana, africana, brasilera, peruana. O si solo queremos comer una buena parrillada, un plato de pastas o pescados y mariscos. También tenemos la opción de probar la cuisine de un prestigioso chef internacional que tiene su restorán en Buenos Aires, ¿por qué no?

Una vez decidido esto, comienza nuestra búsqueda intensiva por la web, por ejemplo. Navegar y navegar pero no naufragar. Millones de sitios con comentarios de gente que ya ha pasado por estos lugares, locales y extranjeros, páginas específicas que recomiendan bares y restaurantes, blogs, redes sociales. Hay un sinfín de opciones desde donde podemos juntar toda la info que nos facilitará la elección de ese lugar tan deseado.

Otro punto importante a tener en cuenta es la suscripción a sitios que semanalmente nos envían newsletters contándonos la movida, shows y espectáculos en vivo, inauguraciones, noches especiales, etcétera.

Aprovechar todos los descuentos, no hay que quedarse fuera de este punto. ¡Very important! Hay para elegir cupones, tickets, vouchers, promociones con tarjetas de crédito, débito. ¡Noches de mujeres atenti! Chequear bien qué día aplica el descuento y con qué medios de pago y si es con reserva anticipada o no.

Y eso es todo por ahora. Quiero dejar unas últimas palabras a modo de reflexión: la alimentación es una de las necesidades básicas del ser humano, pero está en cada uno hacer que ese momento sea mucho más que satisfacer una necesidad.

Deja una respuesta