Delta te Quiero de Venezuela obtuvo el tercer puesto de la Copa Libertadores de Futsal 2021 disputada en Uruguay. “Cada adversidad se convirtió en una oportunidad”, señaló Eudo Villalobos, entrenador del equipo, y es que su camino a la capital uruguaya fue largo. Pero no solo por las horas de viaje sino por los obstáculos que sortearon en la previa y durante el camino. A pesar de ello, Delta te Quiero logró registros históricos como representante de su país si tenemos en cuenta que fue su debut en el certamen internacional.

En la previa, el equipo venezolano no contó con una preparación adecuada, ya que no tenían instalaciones con canchas reglamentarias (40×20 metros, medidas oficiales) para desarrollar su juego. Tuvieron que entrenar en parques bajo los rayos del sol y, además, recién la última semana contó con sus catorce jugadores, ya que tuvo que ceder a cuatro de ellos a la selección «Vinotinto».

Aquellos problemas quedaron atrás y la odisea para llegar a Florida inició con el retraso de los permisos legales para ingresar a Uruguay, sumado a la falta de pasaportes de algunos miembros del equipo. Su primer destino fue México, más precisamente Cancún, donde el director técnico y algunos jugadores pasaron más de una noche; primero porque no llegaron las habilitaciones y luego porque el vuelo de México a Panamá había cerrado. Finalmente, la próxima ruta sería Montevideo, pero la condición climática no lo permitió y el GPS los envió a Ezeiza, Argentina, en el día de su debut.

“Nos visualizábamos siempre disputando la final. Soñábamos con disputar la final contra el Corinthians. No sé, algo que se nos vino a la imaginación y en eso estábamos enfocados siempre”, comentó el técnico oriundo de Zulia, Venezuela. Justamente, el equipo brasilero fue su rival en fase de grupo y en la definición por el tercer puesto.

La hazaña del equipo inició en su debut con la victoria 4-1 ante Proyecto Latín de Bolivia (se convirtió en el primer equipo venezolano en debutar ganando). Luego continuó escribiendo su historia al convertirse en el primer equipo venezolano en clasificarse en la segunda fecha (con 6 puntos) y terminar invicto en fase de grupo. Fue el primer representante de su país en vencer a un equipo paraguayo, Cerro Porteño, por 9 a 5 y uno brasilero (Corinthians). A este lo enfrentó en el último partido de fase de grupo, donde igualaron 1-1. Cabe destacar que en los minutos finales el cuadro brasilero terminó tocando en propio campo. Se volvieron a ver las caras el último día del certamen por la lucha del tercer puesto, donde los «Deltanos» se impusieron 3-1. Además, fue el cuadro venezolano con más goles convertidos y valla con menos goles recibidos.

Su llegada al podio no fue casualidad, fue producto del trabajo y proceso de Villalobos y su cuerpo técnico, quienes cuentan con un amplio currículum en la materia: campeones en la liga local y en Colombia. Asimsimo, el estratega jugó en el 40×20 hasta el año 2004, se retiró en Estudiantes del Zulia, club que fundó con su familia y experimentó sus primeros pasos como entrenador. Tras su buena actuación y a diez años (2005) de su debut como director técnico, fue convocado para dirigir a la selección de su país. Este año recibió la propuesta del presidente de Delta te Quiero, Jesús «Chugaby» Hidalgo, para guiar al equipo en la cita internacional.

Finalmente, asegura que “el futsal es uno de los amores de mi vida, el futsal es pasión, el futsal es vértigo, el futsal no es un deporte: es un estilo de vida. El futsal lo es todo”, define Eudo Villalobos. El estratega de Delta te Quiero contagió y trasmitió su amor por el fútbol de salón a sus dirigidos y juntos emprendieron el viaje a Uruguay para participar en la Copa Libertadores de Futsal por primera vez en su historia, donde transitaron un camino lleno de obstáculos, pero su fe traspasó fronteras y sellaron su participación con el tercer puesto del torneo, gracias a la movilización del presidente del club, ya que no contaron con apoyo gubernamental. Íntegramente, todo se debe a la entrega de cada miembro de Delta te Quiero.