En continuidad con las medidas de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio en la que se encuentra la República Argentina desde el mes de marzo y como consecuencia de la pandemia de coronavirus que atraviesa gran parte del mundo, a partir de este miércoles 23 de septiembre en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) se permite la atención y tratamiento de consultas ambulatorias programadas, además de actividades gastronómicas al aire libre en espacios públicos y/o privados y celebraciones de culto que requieran presencialidad, con un límite de hasta 20 asistentes.

De esta forma y bajo la Decisión Administrativa 1738/2020 publicada en el Boletín Oficial, se continúa con la reapertura escalonada de actividades en la capital y las provincias de Buenos Aires y La Pampa. Vale mencionar que deberán contar con las medidas protocolares pertinentes y evitar de manera rigurosa la utilización del transporte público.

Asimismo, y tal como lo adelantó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en conferencia de prensa el viernes pasado, se habilitaron las guardias administrativas con atención a los públicos en escuelas privadas y universidades. «Si los números se consolidan y siguen a la baja» van a poder «ampliarse las aperturas a lugares que no sean abiertos», pero «se discutirán semana a semana», expresó este miércoles el ministro de Salud capitalino, Fernán Quirós. «A partir de los primeros días de septiembre la curva epidémica tuvo un descenso lento pero sistemático que lleva 20 días y pico. Se trata de una serie larga de descenso pero hay que esperar esta semana para poder confirmarla como algo positivo», declaró el titular de la cartera sanitaria. «Probablemente, estemos hablando de un descenso definitivo que nos lleve a una cantidad de casos diarios bien inferiores hasta que haya una solución definitiva, que puede ser una vacuna o un tratamiento», especuló de cara al futuro.

Por su parte, en el territorio bonaerense fue aprobada la reactivación de algunos sectores para volver a trabajar. Entre estos se incluyen la construcción privada de viviendas familiares, musicoterapia, grabación y producción de contenidos de streaming o reproducción digital, además de obras para mitigar riesgos y visitas a familiares en sitios de reposo.

Finalmente, en la provincia de La Pampa se habilitaron las actividades deportivas con un máximo de hasta 10 personas en espacios abiertos o cerrados que cuenten con la correspondiente ventilación natural.