En enero de 2020 el mundo de la música se vio conmovido por la separación de un tridente que no paraba de crecer. Año tras año, Carajo llenó el Luna Park y, a donde iban, era una fiesta. Discografía nueva y premios por todos lados. Sin embargo, esto es el pasado. Todo terminó. Hay que juntar las cartas, barajar y repartir de nuevo. Porque de sus cenizas llega «Arde la sangre», lo nuevo de Marcelo «Corvex» Corvalán y Hernán «Tery» Langer, dos de los tres miembros de Carajo.

Durante casi un año trabajaron en silencio, como les gusta a ellos. Juntaron las piezas, las acomodaron, le dieron forma y las volvieron a pulir para que salgan a la luz de la mejor forma posible. Sin dar indicios, todo se hizo con calma y puertas adentro. Mientras tanto, los seguidores de Carajo mantenían esa luz tenue de la vela encendida, añorando los viejos tiempos no tan lejanos. Épocas donde las malas florecen por doquier, necesitaron calma. Y al parecer, les llegó.

La noticia los (y nos) agarró por sorpresa el 9 de mayo. Una publicación, al mismo instante, en el Instagram de «Corvex» y «Tery» encendió las alertas e invitaban a sus seguidores a prenderse al live que se iba a dar tres días más tarde. Finalmente, ocurrió: dieron a conocer su nuevo proyecto que integrarán junto a Luciano Farelli (guitarrista y coros de Parteplaneta) e Ignacio Benavides (baterista de Sentencia Previa), llamado “Arde la sangre”.

Precisamente, lo hicieron con “El comienzo”, lanzado el 15 del mismo mes en YouTube y grabado en diciembre de 2020 en el Microestadio Malvinas Argentinas, con cuatro temas que «rajan la tierra» y dan ganas de más, seguro habrá pero tendremos que esperar. Es que lo bueno se hace desear. Manteniendo su esencia con el power metal y el vaivén de adrenalina y calma, la cual les gusta transitar, son las primeras cartas que ya tiraron sobre la mesa.

Un nuevo comienzo llega, en un momento duro, pero ellos saben bien de qué se trata. Es que Carajo nació en pleno 2001 con un país en caída libre. Muertes, hambre por doquier y un presidente en helicóptero y otros que pasaron por el cargo en el transcurso de una semana. Ahí, lentamente, empezaron a hacer un nombre. Ahora, en plena pandemia, con un mundo desolado por por el coronavirus, salen nuevamente a escena. Porque les arde la sangre.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Facundo Olguín.