Singapur da marcha atrás con una ley que prohibía la homosexualidad. El anuncio fue realizado este domingo 21 de agosto por el primer ministro, Lee Hsien Loong.

Dicha ley, presente en la sección 377A del Código Penal del país, establecía a las relaciones homosexuales como una «indecencia grave», un delito condenable con hasta dos años de prisión.

A partir de las declaraciones del Primer Ministro, quedó en claro que esta derogación está en sintonía con los cambios sociales de la época y que apunta a la inclusión del colectivo LGBTIQA+ en la sociedad singapurense.

No obstante, es un país que requiere de profundos cambios sociales, porque esta medida generó la oposición, incluso, de varios juristas que intentaron frenar la iniciativa.

Al respecto, Hsien Loong fue enfático: «Si bien seguimos siendo una sociedad ampliamente conservadora, las personas homosexuales ahora son mejor aceptadas en Singapur, especialmente entre los singapurenses más jóvenes».

Deja una respuesta