El equipo de Victoria se hizo fuerte en Paraguay, le ganó 5 a 3 a Libertad, pasó por primera vez a los octavos de final de la Copa Libertadores y demostró, nuevamente, que los torneos internacionales le sientan bien.

El zapatazo de Rubén Botta puso la ventaja a los 10 minutos para el “Matador”, pero el empate llegó por medio de Miguel Samudio, que bajó la pelota a la altura del punto del penal y punteó el balón con estilo brasileño.  Tigre contestó con otro remate desde afuera del área, esta vez de Matías Pérez García. Néstor Gorosito pedía calma a sus jugadores pero, a su vez, que estén atentos y no se relajen por la ventaja. Ángel Gastón Díaz puso el 3 a 1 de penal. Dos minutos después, José Núñez descontó para que el primer tiempo termine 3 a 2 a favor del conjunto argentino. El primer tiempo fue un verdadero partidazo en Asunción.

Foto: EFE.

En la segunda mitad, Tigre fue a buscar más goles con una contra y el remate de Botta, el arquero dio rebote y nuevamente Pérez García anotaba para lograr su segundo tanto y el cuarto del equipo de “Pipo” Gorosito. Faltaba solo un gol para clasificar primero en el grupo, Botta bajó la pelota y definió como los que saben para lograr una goleada por 5 a 2.

Tigre se clasificaba primero en su grupo por la caída del Palmeiras, e iba a enfrentarse al Tijuana, pero el gol de Pablo Velázquez lo dejó segundo y jugará ante Olimpia por los octavos de final.

Lejos queda aquella noche en el Morumbí, ese 5 de diciembre de 2012 cuando la policía de Brasil entró al vestuario de Tigre en el entretiempo para “moler” a palos a los futbolistas del equipo argentino, para que no salgan a jugar el segundo tiempo. Uno de los episodios más lamentables de esa final fue la amenaza a Damián Albil, quien tuvo un revolver apoyado en el pecho y luego recibió un culatazo. Para colmo, los árbitros le dieron el partido por ganado al San Pablo y se consagró campeón de la Sudamericana. El primer tiempo había terminado 2 a 0 a favor del equipo de Brasil.

Matías Pérez García. Foto: AFP.

Nada detiene la marcha de un equipo con hambre de gloria, que vivió momentos complicados y fue de menor a mayor. En 2007 fue subcampeón, en 2008 jugó un triangular con San Lorenzo y Boca y, en el último partido ante los Xeneizes, le faltó un gol para quedarse con el título. Luego vinieron años difíciles entre 2009 y 2011, tanto que en la temporada 2011/12 el club contrató a Rodolfo Arruabarrena, quien tomó un equipo prendido fuego y que tenía que estar en los primeros puestos para no irse a la Primera B Nacional. Fue en el Clausura 2012 que ganó Arsenal, pero que clasificó al “Matador” a la Sudamericana.

Se llegó a una instancia que desnudó la pobreza del reglamento, porque Tigre podía ser campeón, y aún así podía jugar la Promoción si se daban un par de resultados. Finalmente, fue subcampeón, se salvó del repechaje con el equipo de la segunda categoría y aseguró su permanencia en Primera División. Todo esto lo llevó a la Sudamericana, y por ser el equipo argentino con mejor rendimiento, se clasificó a esta Libertadores, en la que quiere hacer historia, una vez más.

Boca tiene que mirar a Tigre

El equipo de Carlos Bianchi no pudo ante Toluca en México, perdió por 3 a 2, se clasificó segundo en su grupo y jugará octavos de final ante Corinthians.

Foto: Mexsport.

Edgar Benítez encaró a Orión y definió cruzado, cuando solo iban 10 minutos de partido. Sobre el final del primer tiempo, Boca llegó al empate por un cabezazo de Leandro Somoza. Ya en la segunda etapa, Flavio Jesús Santos cabeceó y le dio la ventaja al equipo de México, pero a los pocos minutos Juan Román Riquelme encabezó el avance, asistió a Nicolás Blandi, quien quiso desbordar pero eligió ceder la pelota a Guillermo Paul Fernández, quien le pegó de afuera del área con la cara externa del pie y marcó el empate con un golazo.

El partido se iba, Boca empataba sin jugar bien, pero ese bajo nivel lo pagó caro a 10 minutos del final, cuando Flavio Jesús Santos puso el 3-2 nuevamente de cabeza, se aprovechó de una defensa que hizo agua durante todo el partido y que sufre las pelotas aéreas.

Boca pasó, pero no conforma, no juega bien y con este nivel no tendrá muchos más partidos en la Copa Libertadores. En octavos deberá enfrentar a Corinthians y así se repetirá la final de 2012, ese mismo partido que será recordado por la renuncia de Juan Román Riquelme, en medio de los rumores sobre las diferencias del plantel con Julio César Falcioni.

Todos los octavos de final

Boca vuelve a encontrarse con el Corinthians de Brasil, y así reeditarán la final del año pasado. Vélez Sarsfield y Newell’s Old Boys jugarán entre sí y Tigre querrá volver a hacer historia ante Libertad de Paraguay. Los partidos están ordenados con el primer equipo como local de la ida, luego serán visitantes en la vuelta.

San Pablo (Brasil) – Atlético Mineiro (Brasil): ida 2 de mayo, vuelta 8 de mayo.

Tijuana (México) – Palmeiras (Brasil): ida 30 de abril, vuelta 14 de mayo.

Boca Juniors (Argentina) – Corinthians (Brasil): ida 1 de mayo, vuelta 15 de mayo.

Newell’s Old Boys (Argentina) – Vélez Sarsfield (Argentina): ida 24 de abril, vuelta 14 de mayo.

Gremio (Brasil) – Santa Fe (Colombia): ida 1 de mayo, vuelta 8 de mayo.

Real Garcilaso (Perú) – Nacional (Uruguay): ida 25 de abril, vuelta 9 de mayo.

Tigre (Argentina) – Olimpia (Paraguay): ida 30 de abril, vuelta 16 de mayo.

Emelec (Ecuador) – Fluminense (Brasil): ida 2 de mayo, vuelta 8 de mayo.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.