A partir del 1° de enero de 2021, el Gobierno implementará un Plan Básico Universal Obligatorio para ofrecer servicios de comunicación combinados a precios accesibles para sectores más vulnerables.

De esta manera, el comúnmente denominado Triple Play (debido a que incluye los servicios de telefonía, internet y suscripción a TV) tendrá un coste mínimo mensual desde 350 pesos para beneficiarios de asignaciones, jubilaciones y pensiones, trabajadores en relación de dependencia, clubes de barrio, organizaciones de bien público y becarios. Además, establece que las empresas prestadoras no pueden negarse, ya que estará regulado bajo la Resolución 1.467 del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

De todas formas, vale detallar que los potenciales clientes deberán estar comprendidos por ciertas características como no superar dos salarios mínimos en el caso de jubilados, pensionados y empleados; quienes reciben Asignación Universal por Hijo o por Embarazo; monotributistas sociales y aquellos que reciben seguro de desempleo, además de desempleados y ; trabajadoras y trabajadores de casas particulares; y personas que reciben becas del Programa Progresar.

Al respecto de la iniciativa del Gobierno Nacional, el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, tuiteó: «El nuevo Plan Básico Universal garantiza el acceso de millones de personas a los servicios de telefonía, internet y TV paga. El Estado está presente para cuidar los ingresos de las familias argentinas. Primero los últimos para llegar a todas y todos».

Asimismo, Cafiero expresó durante el anuncio que la meta es «favorecer la universalización del acceso entre los sectores con menores ingresos y la población vulnerable», que estimó en «más de 10 millones de argentinos».