Oleadas de gente bajaban del tren en la estación Flushing-Main St. de Queens y cruzaban luego, a paso acelerado, un puente de madera con dirección al USTA Billie Jean King National Center.
US OPENContrariamente a lo que pensaba, había mucha desorganización. La gente iba y venía sin entender cuál era la fila que le correspondía hacer y los organizadores brillaban por su ausencia. Los pocos que allí estaban no tenían mucha idea y estaban de muy mal humor. A los gritos trataban a la gente como ganado. Después de tantas vueltas, idas y venidas, y de transpirar “la gota gorda” bajo un sol que rajaba la tierra, entramos al unísono a este predio tan maravilloso.
US OPENLuego de ingresar, me di cuenta que toda la alegría y la magia que se percibe en el aire la pone la gente. Hay una energía tan fuerte que uno se siente invadido por una emoción casi inexplicable. La sensación es la de estar en una fiesta: puestos de comida, cafés, barcitos, locales de ropa y turistas de todas partes del mundo que esperan ver a los más grandes del tenis. En el circuito culinario se destacó la marca de vodka francesa Grey Goose con su stand exclusivo que ofrecía tragos frutales acordes a la estación y con mucho glamour. En el centro de esta pequeña ciudad una pantalla gigante mostraba los distintos partidos que se jugaban en el momento para quienes esperábamos el partido de Rafael Nadal y Philipp Kohlschreiber. Acudir al US Open es una experiencia alucinante.
US OPEN
Ya en el estadio, todo se transforma en un show. Esto no es simplemente un juego, es un evento con mucha onda. Música al mango y mucho «punchi punchi» acompañan el torneo. Fue muy divertido ver a la gente bailar cuando la cámara los enfocaba y escuchar a las mujeres suspirar cuando Nadal se cambiaba la camiseta. Por otro lado, me llamó la atención la llegada de mucho público a los 30-45 minutos de haber empezado el partido, como así la salida antes de que termine el mismo.
El encuentro duró cuatro sets, Kohlschreiber se mostró aguerrido y fuerte en el primero pero luego Nadal ganó los siguientes tres y así venció al alemán (7-6, 4-6, 3-6, 1-6), quien más allá de no haber pasado a la siguiente ronda jugó muy bien y se destacó con jugadas que dejaron a más de uno boquiabierto.
US OPENComo recomendación es ideal sacar los tickets ni bien salen a la venta (tres meses antes del torneo), ya que luego solo hay reventa y el precio es más caro, y siempre desde la página oficial del US Open. Aquí se puede encontrar el detalle de los distintos tipos de tickets que se pueden adquirir y la disponibilidad de los mismos. Es importante tener en cuenta que agosto y septiembre son meses de mucho calor en Estados Unidos y, si uno solo quiere ir a ver un partido, es preferible ir a la noche al Arthur Ashe Stadium, donde probablemente puedan ver a los primeros 4 del ranking de hombres y mujeres. En relación a la ubicación en el estadio, aún en las taquillas más alejadas de la cancha se ve muy bien y parten de un precio de 50 dólares promedio (varía según la instancia del torneo).