Dentro de la sección Familias del 23° BAFICI se encuentra la película «Terror familiar» dirigida por Damián Galateo, quien cuenta la historia de su abuelo enmarcada dentro del true crime pero en clave de género.

Alberto Luis Galateo fue un futbolista en los años 30′ y, la primera parte de la película, dividida en tres, cuenta su desempeño en distintos clubes e, incluso, su paso por la selección argentina en una Copa Mundial. Pero más adentro en su vida se encontraba la faceta monstruosa, llena de violencia hacia su esposa y sus hijos, que narran sus infancias y su juventud hasta llegar a «el día de la tragedia» cuando murió por tres disparos realizados por uno de sus hijos, llamado David.

La película usa recursos que pueden asociarse más al cine de terror que a los documentales de true crime que inundan las plataformas de streaming. La cuestión a debatir, en este caso, está en el exceso: los filtros rojos, la iluminación cargada de sombras extremas, la musicalización de pianos y violines dramáticos…

El abuso de esas formas agotan el efecto y le añaden terror a todos los pasajes, indiscriminadamente, sin dejar respirar a la narración.

El artificio se completa con la participación del actor Norberto Gonzalo interpretando a David y expresando textos guionados que especulan con el punto de vista del protagonista de la historia real que, según se dice en el documental, siempre se mostró reacio a hablar del tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.