Según datos de la Cancillería Argentina, para el 25 de marzo la cantidad de argentinos varados en el exterior era de 15.000. Entre el 13 de marzo y 23 del mismo mes, Aerolíneas Argentinas trajo 27.000 argentinos del extranjero. Y desde que se declararon las distintas zonas de riesgo y países con mayor número de casos de COVID-19, primero desde Estados Unidos y Europa y luego desde países de la región, Aerolíneas repatrió unos 12.000 pasajeros: los primeros 5.100 llegaron en vuelos regulares desde New York, Miami, Roma, Madrid y distintos destinos de Brasil.

Por su parte, la aerolínea LATAM el jueves 19 y viernes 20 trajo 11.500 pasajeros. La mayor parte (10.012) fueron provenientes de destinos internacionales masivos como Estados Unidos (New York, Los Angeles y Miami), Europa (Barcelona, Madrid, Londres y Frankfurt), Australia, Nueva Zelanda, Chile y Brasil. Asimismo, se sumaron pasajeros desde destinos como Bogotá (700 personas), Punta Cana (310), Cancún (220), La Habana (115) y Montego Bay (200).

El 25 de marzo, el presidente Alberto Fernández dijo que el Gobierno había decidido frenar el ingreso de los argentinos que están varados en el exterior debido a la pandemia del coronavirus en buena parte del mundo, y advirtió que «solo van a poder ingresar quienes tengan situaciones excepcionales». Durante una entrevista, el presidente afirmó que “por ahora hemos decidido no ingresar más gente. Le he instruido hoy al canciller Felipe Solá para que ayude con recursos a los que están en el exterior para que podamos ordenar este tema”.

Noe Antúnez, periodista y locutora argentina, nos cuenta detalles de su caso personal estando en la isla de Cuba con su padre de vacaciones. Ella, como muchos argentinos, quedó varada antes de su fecha de regreso y tuvo que buscar un lugar para pasar la cuarentena. Nos detalla las condiciones en la isla, la gentileza de su gente y el trato siempre atento del personal médico, que la hacen sentir un poco aliviada en medio del contexto por la pandemia.

Hasta el momento, Cuba registra un total de 288 casos confirmados, 15 personas recuperadas y 6 casos mortales. El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, dijo en el noticiero nocturno de la televisión de la isla que el gobierno de Cuba suspendió la llegada de aeronaves al país y anunció el retiro de sus aguas territoriales de las embarcaciones destinadas al turismo a partir del 1° de abril. Estas dos medidas intentan frenar la extensión de la pandemia. Los barcos, algunos de los cuales han solicitado entrar a puertos cubanos, tendrán 48 horas para retirarse, aseguró Marrero.

De esta manera, La Habana comenzó a incrementar las medidas de seguridad pidiendo a los cubanos que no abandonen la isla, cerró escuelas y suspendió el transporte público interregional.

En Europa se vislumbra otro panorama, los argentinos varados en el Viejo Continente encuentran más dificultad para retornar, no solo por la distancia, también el costo de vida se eleva y algunos no tienen para pagar un lugar para pasar la cuarentena. Obligados a esperar en el aeropuerto que les asigna la cancillería o la embajada de cada país, duermen durante días esperando el vuelo que los traerá a la Argentina. Así lo relata una argentina varada en Luxemburgo, que luego de varias visitas a la embajada no encuentra respuesta concreta de su vuelo o regreso. Prefiere no dar su identidad, la empresa para la que trabaja le pidió callar por miedo a las represalias y no estar incluida entre los vuelos que próximamente se organizan desde la cancillería. Los precios de los hoteles y hostel no bajan, la alimentación se hace necesaria ante la incomodidad de dormir en los aeropuertos. El cambio de moneda no favorece y se agudiza el estado de deuda de las tarjetas de crédito, asegura.

Audio completo de la nota



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.