Con la confirmación este martes por parte del papa Francisco, José Gabriel Brochero finalmente será canonizado y se convertirá en el primer santo nacido y fallecido en suelo argentino.

La ceremonia tendrá fecha el domingo 16 de octubre en Ciudad del Vaticano, precisamente durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

Además, el propio Sumo Pontífice anunció que la Madre Teresa de Calcuta también será canonizada, aunque la fecha pactada para su santificación será el domingo 4 de septiembre.

Al respecto del Cura Brochero (que inclusive cuenta con una localidad cordobesa que lleva su nombre), ese reconocimiento llega después de que el Papa dio el visto bueno a la Congregación de las Causas de los Santos para la publicación del decreto que aprueba su segundo milagro y que es requisito excluyente para posibilitar la canonización.

¿Quién era el Cura Brochero?

José Gabriel Brochero nació el 16 de marzo de 1840 en Villa Santa Rosa y, luego de ordenarse sacerdote, en 1867 se dedicó al cuidado de los enfermos por cólera en Córdoba. También colaboró en la construcción de escuelas, capillas y hasta abrió caminos en zonas rurales de la provincia.

Luego de una vida dedicada a profesar la religión, Brochero falleció de lepra el 26 de enero de 1914 en Villa del Tránsito, localidad que luego tomó su nombre y hoy es conocida como Cura Brochero. Un detalle interesante sobre sus últimos años es que la afección que fue letal para él la contrajo por el permanente contacto con las personas a las que cuidaba.

En cuanto a los dos milagros que se deben adjudicar a Brochero para facilitar la canonización, el primero tiene que ver con Nicolás Flores, quien se encontraba en estado vegetativo luego de un accidente automovilístico en el que perdió masa ósea del cráneo y encefálica y logró recuperarse, sin explicación científica posible. El segundo data de Camila Brusotti, que tenía heridas de gravedad en su cuerpo como consecuencia de ataques sufridos por su madre y padrastro derivaron en un infarto masivo en el hemisferio cerebral derecho y también, al igual que Flores, revirtió su condición.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.