El Congreso que acompañará a Cristina Kirchner los últimos dos años de su mandato ya está definido. La gente decidió quiénes lo integrarán.

A grandes rasgos no hay muchos cambios, ya que el Frente para la Victoria sigue con mayoría en ambas cámaras y con los partidos y agrupaciones más afines consigue tener el número de legisladores necesarios para el quórum.

camara-de-diputadosLa lectura habrá que hacerla por otro lado. Se sabe que los finales de mandato son épocas complicadas y, precisamente, el peronismo no se caracteriza por transiciones ordenadas en cuanto a cambio de liderazgos se refiere. Las negociaciones adquirirán una mayor importancia de la actual.

Por el lado de la oposición el desafío no es menor. Además de dar respuesta a la gente que les dio el voto ofreciendo una actividad legislativa fructífera, deberán definir quiénes se calzarán las candidaturas presidenciales para el 2015, lo que les da un tiempo desde diciembre de este año hasta los primeros meses de ese año para mostrar su tarea a los ciudadanos. No es que el FPV no deba decidir quién intentará alcanzar la primera magistratura, pero en lo que hace a hechos y gestión corre con ventaja. La gestión tiene logros, y a 10 años del inicio de un proceso que a pesar de algunas modificaciones sigue teniendo ideas centrales que se mantienen, el tener a nivel nacional aproximadamente un 35 por ciento de los votos no es para dejar de lado. Ojalá la oposición haya aprendido la lección del 2009, tener una mayoría en la elección no significa que se pueda funcionar como bloque único en el Congreso. Funcionar en armonía en base a coincidencias por ideas es una cosa, pretender armar una agrupación con el único objetivo de ganar es otra cosa. Y no es lo más conveniente, ya que si bien le hace bien a la democracia, el recambio es muy peligroso: llegar y que no se sepa qué hacer o cómo hacerlo. Ya tenemos experiencia en ese sentido y no es muy placentera. Todo lo contrario.

Ganadores y perdedores

massaPor el peso que tiene políticamente la provincia, Sergio Massa fue el ganador de los comicios. Pudo colocar a una fuerza, digamos nueva, en el parlamento y con un caudal de votos que lo posiciona a nivel nacional. Si bien es lógico, no dijo una palabra acerca de una candidatura o ideas de ser presidente, pero por su cabeza la idea ronda. Como decía, antes tiene que refrendar este triunfo en su labor legislativa para que su proyección sea sólida. A trece puntos quedó Martín Insaurralde, en lo que fue una diferencia mayor a la de las PASO, y ahora deberá rearmar su carrera política desde la Cámara Baja. Una víctima colateral fue el gobernador Daniel Scioli, que aspira suceder a Cristina, quien parece que será uno más de los mandatarios de la mayor provincia argentina que no pudieron dar el salto a la Casa Rosada. Porque a la competencia externa deberá sumarle la interna que surgirá dentro del oficialismo, que no tardará en tratar de verlo como responsable por la mala actuación electoral en el distrito.

Entre los gobernadores oficialistas que pasaron las elecciones sumando puntos están Jorge Capitanich (Chaco), Sergio Urribarri (Entre Ríos) y José Alperovich (Tucumán). Un caso especial es el de Gerardo Zamora, exradical y con agrupación propia pero muy cercano al FPV, tanto que dicho partido quedó muy lejos en Santiago del Estero.

elecciones-2013Macri se jugó a que el PRO saliera airoso después de dos mandatos como jefe de gobierno para apuntalar su idea de ser presidente. Y lo logró a medias. Si bien en la ciudad quedó primero en senadores y diputados, hay que ver cuánto se debió a las figuras de los candidatos, por caso Gabriela Michetti y Sergio Bergman, y cuanto a la fortaleza de la agrupación. Pero sigue sin proyección fuera de la capital. Con hombres conocidos en otros ámbitos volvió a salir segundo en Santa Fe (Miguel Del Sel) y quedó lejos en Córdoba (Héctor Baldassi), además del segundo lugar también en entre Ríos con Alfredo De Angeli. ¿Volverá a acercarse a Massa para aumentar la base de apoyo en la provincia y poder proyectarse a nivel nacional?

Por el lado del conglomerado de UNEN revivió Elisa Carrió, una figura polémica que parecía definitivamente desaparecida de la arena política tras el fracaso de 2011. De la mano de un conjunto de radicales, aristas y otros sectores políticos, alcanzó claramente una diputación nacional. En este tren entró Fernando “Pino” Solanas al Senado, que le arrebató la banca por la minoría al oficialismo nacional. Esta alianza es para mirar cuidadosamente después de diciembre, cuando las palabras y los discursos electorales queden definitivamente atrás y haya que mostrar hechos.

UnenY la subida de UNEN desbarrancó al FPV en la Ciudad de Buenos Aires, distrito esquivo al peronismo en todas sus variantes. Nuevamente le dijo no a Daniel Filmus, que sigue acumulando derrotas en el distrito. Juan Cabandié, pese a los derrapes de campaña, llegó a obtener una banca en el Congreso, adonde se mudará desde la Legislatura.

El revivir radical estuvo en Mendoza, donde el exvice de Cristina, Julio Cobos, arrasó con el kirchnerista Alejandro Abraham. Otro peronista opositor, José Manuel De la Sota, logró que su socio Juan Schiaretti ganara en Córdoba, seguido muy de cerca por el radical Oscar Aguad.

binnerEl Frente Progresista Cívico y Social mostró resultados dispares. Esta unión, mayormente de radicales y socialistas, fue ganadora en Santa Fe lo que permite a Hermes Binner soñar con postularse nuevamente a presidente. En la provincia de Buenos Aires colocó tercera a Margarita Stolbizer y relegó al cuarto puesto a Francisco De Narváez, quien hizo una muy mala elección e incluso en algunos partidos fue superado por Néstor Pitrola del Frente de Izquierda. Muchos deberes para De Narváez que no aprovechó su momento de gloria allá por 2009 y, con decisiones erróneas y falta de hechos, retrocede inexorablemente.

Finalmente, pero no por eso menos importante (sino todo lo contrario), queda la gran elección de la izquierda que logró colocar a tres de sus candidatos en el Congreso. A estos le suman ocho legisladores provinciales que se agregan a los que ya tenían en Neuquén y Córdoba. Esto gracias a más de un millón cien mil votos.

Es un excelente homenaje a los 30 años de democracia continua que estamos viviendo en estos días.

Resultados a nivel país

Cámara de diputados

Frente para la Victoria y aliados 33,27%. Bancas obtenidas 36.

Peronismo disidente 24,75%. Bancas obtenidas 20.

UNEN-FAP-UCR 24,68%. Bancas obtenidas 28.

PRO y aliados 8,04%. Bancas obtenidas 10.

Frente de Izquierda 6,40%. Bancas obtenidas 3.

Otros partidos 2,87%. Bancas obtenidas 3.

Cámara de senadores

Frente para la Victoria y aliados 39,37%. Bancas obtenidas 14.

UNEN-FAP-UCR 22,70%. Bancas obtenidas 3.

PRO y aliados 18,41%. Bancas obtenidas 3.

Frente de Izquierda 8,81%. Bancas obtenidas 3.

Otros partidos 7,49%. Bancas obtenidas 3.

Peronismo disidente 3,22%. Banca obtenidas 1.

 

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.